a+ a- print

abril 18, 2018

La Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Argentina, hace entrega de un doctorado honorario

El 18 de abril de 2018, la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF), en la República Argentina, confirió un doctorado honorario al fundador de la Universidad Soka y presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, en reconocimiento por su dedicación de toda una vida a la paz, la cultura y la educación basado en valores humanísticos, así como su contribución a la enseñanza superior. La ceremonia de atribución se llevó a cabo en el campus de la Universidad Soka (US) en Tokio y contó con la asistencia del rector de la UNTDF, Juan José Castelucci, y el secretario general, Diego Machado. El presidente de la US, Yoshihisa Baba, recibió el reconocimiento en nombre del Sr. Ikeda.

Ubicada en la ciudad de Ushuaia, una de las ciudades más meridionales del mundo, la UNTDF fue inaugurada oficialmente el 28 de diciembre de 2010 y cuenta con once escuelas de pregrado y cuatro escuelas de posgrado, además de cuatro institutos. Rodeada por los Andes y expuesta a bajas temperaturas, la universidad ha contribuido a la protección del medioambiente forjando a personas capaces y comprometidas con la preservación del entorno natural.

Al haber padecido conflictos sociales durante los años ochenta, la universidad otorga una gran importancia a la educación para la paz. La experiencia personal del rector Castelucci, quien fue injustamente encarcelado durante cinco años en el periodo de la dictadura militar argentina, ha llevado a la universidad a albergar la visión de respetar profundamente los derechos humanos y la solidaridad.

En su intervención, el rector Castelucci manifestó que suponía una gran alegría para él y para la UNTDF, una universidad que representa no solo a los habitantes de Tierra del Fuego sino también a la Antártida y las islas del Atlántico Sur, otorgar este reconocimiento a un hombre como el Sr. Ikeda, quien ha dedicado su vida a unir y a alentar a las personas. Afirmó que sus encuentros con el Sr. Ikeda y la SGI le enseñaron a ampliar sus esfuerzos para abordar también cuestiones como la paz mundial y la abolición de las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva, además de su defensa de los derechos humanos y la igualdad. El rector afirmó también su convicción de que la promoción de intercambios académicos con otras universidades, la construcción de lazos entre la universidad y la sociedad y la profundización de estos vínculos a través de esfuerzos para promover la paz, contribuirán al desarrollo y realización de la universidad y a la mejora y crecimiento de los estudiantes.

En su mensaje de aceptación, el Sr. Ikeda expresó su profundo agradecimiento por el reconocimiento y por ser acogido como miembro de una universidad fundada sobre el ideal de crear un entorno en el que todas las personas que deseen aprender puedan hacerlo. Afirmó que una universidad que ofrece una educación humana excepcional es como un faro que ilumina al pueblo, inspirándoles a “confiar en las virtudes de la vida”, a “desafiarse a sí mismos en su revolución humana” y a aspirar a “una convivencia armoniosa y prosperidad mutua que trascienda todas las diferencias”. Compartió su esperanza de construir esta clase de faro de confianza y amistad a través de intercambios educativos en todo el mundo.

Universidad Nacional de Tierra del Fuego
El rector de la UNTDF, Juan José Castelucci (en el centro, detrás de la pancarta), y la delegación de la universidad argentina, se toman una foto conmemorativa con el presidente de la US, Baba (a la derecha del rector), con funcionarios de la US y representantes estudiantiles

[Adaptado a partir de un artículo publicado el 19 de abril de 2018 en el Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón]

     
  • top
  •