a+ a- print

enero 25, 2018

Publicada la edición en inglés del diálogo entre Mukherjee e Ikeda

La edición en inglés del diálogo entre Mukherjee e Ikeda

NUEVA DELHI, India: La editorial Eternal Ganges Press ha publicado Song for a New Global Civilization: Conversations on Tagore and World Citizens (Cantos para una nueva civilización global: sobre Tagore y los ciudadanos del mundo, traducción tentativa), un diálogo entre la filósofa política y ex rectora de la Universidad Rabindra Bharati, Dra. Bharati Mukherjee (1942 – 2013), y Daisaku Ikeda.

Rabindranath Tagore fue un sabio poeta de gran sensibilidad cuyo talento se extendió más allá de la literatura, abarcando la música, las bellas artes y las artes escénicas. Trató de cultivar la belleza y la armonía a través de sus esfuerzos, diciendo: “La belleza es la verdad y la verdad es belleza”. Según la Dra. Mukherjee, Tagore “estaba firmemente convencido de que la música, la danza y el arte podían refinar internamente al hombre”, asimismo, una convergencia de las diversas formas de música, arte y poesía que existían a lo largo y ancho de la sociedad india podría crear referentes para un sistema educativo transformado y humanista.

La Universidad Rabindra Bharati de Calcuta, donde la Dra. Mukherjee, especialista en temas de la mujer y en filosofía política de la antigua India, trabajó como vicerrectora, fue fundada siguiendo el modelo pedagógico de educación humanística de Tagore.

En su examen de los ideales espirituales que Tagore abrazó a lo largo de su vida, los autores exploran una amplia gama de temas, incluyendo la educación para la ciudadanía global, el empoderamiento de las mujeres y la convivencia armoniosa entre los seres humanos y la naturaleza.

La Dra. Mukherjee es recibida por el presidente y la Sra. Ikeda (Hachioji, Tokio, 24 de febrero de 2004)

La Dra. Mukherjee (2ª por la derecha) es recibida por el presidente y la Sra. Ikeda (Hachioji, Tokio, 24 de febrero de 2004)

En el capítulo dedicado al empoderamiento de las mujeres, observamos que Tagore manifestaba un profundo respeto por las mujeres, defendiendo el progreso cultural, los derechos de la mujer y la igualdad de sexos. Poseía la convicción de que la elevación del nivel cultural de una nación no podía transcurrir al margen de la mejora del status de la mujer. Según el Sr. Ikeda, las conferencias pronunciadas por Tagore durante una breve estancia en Japón fueron significativas para el impulso del movimiento de las mujeres en ese país. Cuando la Dra. Mukherjee perdió a su esposo a temprana edad y retomó sus estudios universitarios, su madre la animó a leer la poesía de Tagore para tomarla como inspiración cada vez que se encontrara con la discriminación.

Los autores comparten la creencia de Tagore de que las mujeres, a través de su capacidad para la compasión, tienen la habilidad de conducir a la humanidad a los más altos ideales. “Puesto que las mujeres en todos los países constituyen en promedio la mitad de la población, su empoderamiento y participación tan sólo puede enriquecer a la sociedad”, afirma la Dra. Mukherjee. Cuando las mujeres reciban una educación justa, se fortalecerá su influencia en la comunidad, contribuyendo a dirigir a la humanidad hacia una civilización de paz y humanismo genuino. En opinión del Sr. Ikeda, un espíritu de aprecio genuino y preocupación hacia la propia madre es, en sí mismo, un antídoto contra la prevalencia de la guerra y la violencia. “Creo que este espíritu de gratitud y cuidado de nuestras madres es el núcleo de la civilización del espíritu que Tagore esperaba que pudiera llegar a prevalecer”, señala.

El diálogo entre la Dra. Mukherjee y el Sr. Ikeda fue publicado originalmente en japonés por entregas en la revista mensual japonesa sobre educación Todai entre 2011 y 2013 y, más tarde, en inglés en la revista india Value Creation (Creación de valor), de junio de 2012 a octubre de 2014. Una edición japonesa en tapa dura fue publicada en el año 2016 con la incorporación de nuevo material suplementario.

[Adaptado a partir de un artículo publicado el 25 de enero de 2018 en el Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón]