header
a+ a- print

Comprometido sólidamente con la amistad entre China y Japón

Dr. Jin Yong
Escritor, Hong Kong, China

Al analizar el pasado, evidentemente, el doctor Ikeda jugó un rol importante en el proceso de reincorporación de Hong Kong a la China [en 1997]. Desde antes de la devolución, él había estado impulsando el diálogo sobre el tema con líderes de la China y del Reino Unido. Deseo aplaudir los servicios del doctor Ikeda, con agradecimiento por su asombrosa dedicación a la reintegración de Hong Kong, a pesar de no ser un ciudadano de dicha nación.

Cuando conocí al doctor Ikeda y nuestra conversación viró al tema de la reincorporación de Hong Kong, le pregunté lo siguiente: “Muchos japoneses ven con pesimismo la posibilidad de la devolución. ¿Qué le hace mantenerse tan optimista?”. “El pueblo de Hong Kong es laborioso y trabajador. Estoy seguro de que se mantendrá firme ante cualquier obstáculo. Por eso, no me afecta la opinión de otros”, respondió. Sentí aprecio por su juicio. Luego, agregó: “Ya que coincidimos en este asunto, observemos las cosas con una perspectiva más amplia”.

El doctor Ikeda ha manifestado su admiración por Hong Kong en un poema que compuso en 1997, titulado “La ciudad gloriosa: La alborada de Hong Kong”.

Mientras que los políticos japoneses veían con negatividad la devolución de Hong Kong a la China, el doctor Ikeda mantuvo una visión totalmente diferente. Yo tampoco dudé nunca del futuro de Hong Kong.

El doctor Ikeda no sólo jugó un rol importante en la reintegración de Hong Kong, sino que contribuyó a restablecer las relaciones diplomáticas entre la China y el Japón. Por lo cual, deseo felicitarlo sinceramente. Al parecer, en la actualidad, muchos líderes japoneses se han olvidado de la historia de agresión militar a la China. Sin embargo, el doctor Ikeda ha declarado que debemos reconocer la realidad de las violaciones hechas por el Japón, para que jamás vuelvan a repetirse. Estoy totalmente de acuerdo con ello. Yo también viví la conflagración bélica. Lo hecho, hecho está. Debemos posar nuestra mirada en el futuro y esforzarnos arduamente en bien de la paz mundial.

El doctor Ikeda fue el blanco de ataques de la extrema derecha, debido a que exigió públicamente la normalización de los lazos diplomáticos sino-japoneses. Fue consciente de que arriesgaba su vida al proponer eso. Albergo gran admiración y respeto hacia él por ello. Es más, el doctor Ikeda ha promovido constantemente el intercambio cultural y educativo en aras de la paz global, y ha acumulado una considerable experiencia en dicho proceso. Tales esfuerzos reflejan la profundidad de la personalidad del doctor Ikeda y su compromiso a la acción. Por eso, no creo en los individuos que lo difaman, sin importar quiénes sean o qué digan. Sé que sus acusaciones son infundadas porque conozco cómo es el doctor Ikeda.

El mundo necesita gente como el doctor Ikeda, cuya excepcional visión adquiere mayor relevancia en la aspiración común de la paz mundial, la armonía social y el desarrollo sostenible. Por esta razón, me gustaría que él continúe promoviendo actividades culturales y educativas por muchos años más. Igualmente, desearía dialogar nuevamente con el doctor Ikeda en torno a temas acuciantes como la sobrepoblación, y sobre la paz y el futuro de nuestro mundo.

Jin Yong es uno de los novelistas contemporáneos chinos de mayor venta y un activista social renombrado. Es cofundador del diario de Hong Kong, Ming Pao. Más de cien millones de ejemplares de sus obras han sido vendidos en todo el globo, y han sido traducidas al coreano, inglés, japonés, francés, vietnamita, malayo y tailandés. El libro que reúne su diálogo con Daisaku Ikeda fue publicado en japonés y chino (tradicional y simplificado), bajo el título de En pos de un brillante nuevo siglo (traducción extraoficial).

[Fuente: Mensaje publicado en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai del Japón, el 22 de diciembre de 2007.]