header
Jardín de Infantes Soka de Brasil

Jardín de Infantes Soka de Brasil

Universidad Femenina Soka-Ikeda de Artes y Ciencias, fundada por Sethu Kumanann (India, 2005)

Universidad Femenina Soka-Ikeda de Artes y Ciencias, fundada por Sethu Kumanann (India, 2005)

Universidad Soka, Japón

Universidad Soka, Japón

a+ a- print

Concreción de un gran ideal

“Varios años antes de que se inaugurara la Universidad Soka, jóvenes hombres y mujeres se unieron para ayudar a despejar el terreno del predio (…) movidos por el deseo de contribuir de alguna manera con la nueva institución académica. El sudor corría por sus cuerpos, sus manos ensangrentadas estaban, además, llenas de ampollas debido al duro trabajo manual (…) La mayor parte de esos voluntarios no había tenido nunca la oportunidad de concurrir a una universidad (…) Espero que nadie que pertenezca a la Universidad Soka olvide jamás que la institución se creó a través de las contribuciones y el aliento de innumerables ciudadanos comunes (…) Creo que la misión de esta casa de estudios superiores es la de servir a las personas que, por mucho que hayan aspirado a recibir educación superior, no han podido hacerlo.” (1) -- Daisaku Ikeda

Verificación in situ del proyecto de construcción universitario

Verificación in situ del proyecto de construcción universitario

La entrada principal de la Universidad Soka, situada en Hachioji, Tokio, está adornada por un letrero en bronce donde se lee “Universidad Soka” en japonés, en caligrafía de puño y letra de Tsunesaburo Makiguchi. El establecimiento de un sistema educativo que abarcara hasta el nivel universitario fue el sueño de Makiguchi, un objetivo que vislumbró en su libro Educación para una vida creativa (1930-1934). El estallido de la Segunda Guerra Mundial impidió que Makiguchi viera su sueño realizado. En 1943, él y Josei Toda fueron arrestados debido a su oposición a la ideología gubernamental, orquestada alrededor de la reverencia al Emperador y al sintoísmo. Makiguchi murió en prisión; Toda fue liberado antes del fin de la conflagración, en julio de 1945.

Ikeda recuerda que Toda siguió atesorando la visión de su mentor, incluso durante la confusión de los años de posguerra: “A fines del otoño de 1950, cuando las empresas de mi mentor estaban enfrentando las más severas circunstancias, él me comunicó, de manera tranquila y confiada, sus planes para la Universidad Soka (…) Me dijo: ‘Daisaku, ¡construyamos una Universidad Soka! Tal vez yo no lo logre durante mi existencia. Pero, en ese caso, te encomiendo la tarea a ti. ¡Erijamos la mejor universidad de mundo!’”. (2)

Al dirigirse a los alumnos de la Universidad Soka Ikeda se refiere a la determinación que siempre conservó para hacer realidad aquella visión: “He luchado para concretar los sueños e ideales inconclusos que me fueron encomendados por mis dos ilustres predecesores. He batallado con todas mis fuerzas para hacer que el mundo adquiriera conciencia de la grandeza de ambos hombres, que debieron soportar grandes persecuciones”. (3)

Orden cronológico de apertura
(Ver también Instituciones de educación)