header
Loading
a+ a- print

Enriquecimiento del espíritu: Prefacio

“Cada ser humano es un microcosmos. Al vivir en la Tierra, respiramos al ritmo del universo que se extiende infinito ante nosotros. La poesía nace cuando el universo interior del ser humano y el vasto universo exterior entran en armonía.” (1) [Leer texto completo] – Daisaku Ikeda

Ikeda toma fotos en Hokkaido, 1990

Ikeda toma fotos en Hokkaido, 1990

Daisaku Ikeda menciona frecuentemente el concepto del “espíritu poético”, al cual describe como una disposición del corazón, una visión amplia hacia el mundo, un sentido íntimo de conexión con la vida propia y la existente en todo lo demás. El “espíritu poético” es el impulso y la emoción más esencial de toda expresión artística, ya sea la música, la danza o la literatura.

Ikeda, escritor de obras poéticas, afirma: “El espíritu poético tiene el poder de afinar el sentido y de recomponer al mundo de la discordia y la división”. (2)

Para Ikeda, el arte y la cultura son expresiones intensas del alma, que cumplen la función de enlazar a las personas y a los pueblos, en base a la comprensión de que todos somos seres humanos. Él señala: “La vida y la esencia del arte, sea la pintura, la música o la danza yacen en expresar por medio de un manantial de emociones el reino universal del espíritu humano. Es la fusión de lo individual con lo universal. Por eso, el gran arte se extiende más allá de las fronteras étnicas y nacionales”. (3)

Sostiene además: “Comprender con mayor profundidad la música es penetrar más hondo en el origen mismo de la cultura humana; es una búsqueda que conduce a la quintaesencia de la humanidad. El amor a la música une personas y fortalece la marea de la paz y de la creatividad”. (4)

Ikeda ha consagrado gran parte de su vida a desarrollar y fortalecer la fórmula de la cultura y la paz, tanto a nivel individual como institucional. A nivel personal, se ha dedicado a tomar fotografías y a escribir numerosas obras, incluidas las del género literario poético. A nivel institucional, Ikeda ha fundado museos y una entidad dedicada a promover las artes escénicas para fomentar la paz a través del intercambio cultural.

El movimiento budista que lidera Ikeda podría describirse también como un movimiento dedicado a inspirar el sentir poético. Ikeda lo define más bien como un movimiento budista basado en el humanismo, dedicado a enriquecer y desarrollar el potencial inherente de las personas en aras de la paz y la cultura.

Ikeda también escribe: “El arte es una expresión irreprimible y natural de la humanidad; también se encuentra inextricablemente ligado a la religión”. (5)

En el pensamiento de Ikeda subyace la filosofía budista, en especial el concepto del bodhisattva, que alivia el sufrimiento de los demás: “Un poeta es quien ofrece palabras que infunden valentía y esperanza, y procura la superación y el avance constante en base a una clara percepción del aspecto espiritual de la vida”. (6) [Leer texto completo]

El arte y la cultura actúan para revitalizar y restaurar el espíritu humano y a la humanidad misma. “Nuestro planeta está profundamente herido y dañado, a tal grado que el sistema de vida está en peligro de colapsar. […] La sociedad moderna recuperará su salud cuando el ser humano recobre su espíritu poético”. (7) [Leer texto completo]