header
a+ a- print

Dimisión

Al no permitírsele ninguna aparición oficial en público, Ikeda encontró nuevos modos de alentar a los miembros de la Soka Gakkai

Al no permitírsele ninguna aparición oficial en público, Ikeda encontró nuevos modos de alentar a los miembros de la Soka Gakkai

A fines de la década de los 70, Daisaku Ikeda debió enfrentar una serie de circunstancias que amenazaron con ponerles fin a sus actividades como líder budista. En ese entonces, cuando la Soka Gakkai ya se había consolidado y había expandido su influencia dentro del Japón, algunos líderes dentro de la organización, carentes de todo escrúpulo, comenzaron a intrigar para desplazar a Ikeda de su cargo, a fin de tomar el control de los recursos de la Soka Gakkai.

Dada la inmensa adhesión que despertaba Ikeda entre los miembros de la Soka Gakkai –esta, como organización, solo generaba rencor y envidia entre sus enemigos–, la única manera de quitarlo del paso era asimilarlo a la autoridad tradicional del clero de la Nichiren Shoshu.

Desde sus comienzos como movimiento budista laico en 1930, la Soka Gakkai había sido el respaldo principal y la benefactora de la Nichiren Shoshu, un grupo sacerdotal que representaba a una de las numerosas escuelas del budismo de Nichiren. Muy poco tiempo después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, el crecimiento de la Soka Gakkai había impulsado de tal manera a la Nichiren Shoshu, una oscura organización de características medievales, que esta llegó a convertirse en uno de los cuerpos religiosos más grandes del Japón. Pero, dentro de la cultura tradicionalista japonesa, el desarrollo de un movimiento budista laico tan grande e influyente era algo inusual y pronto fue motivo de sobresalto para el clero de la Nichiren Shoshu, anquilosado en concepciones y tradiciones feudales.

Los adversarios de Ikeda comenzaron entonces a avivar las tensiones entre los dos cuerpos y a acicatear entre los miembros del clero el sentimiento de alarma ante la creciente influencia del movimiento laico y de su líder. Un punto crucial del conflicto, que esos individuos se dedicaron a explotar, fue la insistencia de Ikeda en proclamar la igualdad esencial entre los sacerdotes y los creyentes laicos. La desconfianza y el trato desconsiderado comenzaron a cobrar fuerza entre los sacerdotes, hasta que el clero finalmente exigió la renuncia de Ikeda como líder del movimiento budista laico.

La cuestión de la autoridad sacerdotal

Las enseñanzas de Nichiren establecen, desde sus comienzos, la igualdad fundamental de todas las personas. Sin embargo, en el ámbito cultural y religioso de Japón, que otorga gran importancia a la posición social y a las reglas adecuadas de deferencia, era natural para los creyentes asumir una postura de sumisión hacia los sacerdotes. Esa actitud, en definitiva, vulnera la esencia de la filosofía de Nichiren, cuando los sacerdotes comienzan a ser considerados intermediarios entre los creyentes laicos y la iluminación.

Ikeda con miembros de la Soka Gakkai de Tokio

Ikeda con miembros de la Soka Gakkai de Tokio

A medida que el número de miembros de la Soka Gakkai iba en aumento durante la década de los 70, Ikeda comenzó a referirse a esa concepción en sus discursos y disertaciones, y a sostener que, desde la perspectiva de los escritos del Daishonin, no se debía considerar a los creyentes laicos inferiores a los sacerdotes.

Ikeda no se oponía a la existencia del clero ni estaba tratando de desautorizar a los sacerdotes. Simplemente actuaba para responder al creciente número de quejas y de informes sobre religiosos que actuaban de manera autoritaria, incluso abusiva con los creyentes laicos. Los miembros aducían que aquellos les exigían cada vez más ofrendas pero que, al mismo tiempo, los trataban con menosprecio. Ikeda hizo todo lo posible para dialogar con los sacerdotes sobre esas quejas.

Numerosos miembros del clero se sintieron amenazados por las declaraciones que Ikeda efectuaba en público sobre la igualdad entre sacerdotes y laicos, y comenzaron a preocuparse por perder la considerable influencia que ejercían sobre los miembros de la Soka Gakkai. Los individuos pertenecientes a Gakkai que estaban tratando de desacreditar a Ikeda comenzaron a explotar los sentimientos de alarma que cundían entre los clérigos. Simulando ser intermediarios entre el clero y Gakkai, solo comunicaban a los sacerdotes las noticias más alarmantes sobre las supuestas intenciones de la organización laica. Las tensiones fueron creciendo en un clima de acusaciones cruzadas, lo que llevó a que los miembros de la Soka Gakkai se convirtieran en el blanco de la cólera y las sospechas del clero.

Ante la gravedad de la situación, varios de los máximos líderes de la Soka Gakkai comenzaron a considerar que tal vez la renuncia de Ikeda como presidente era el único camino para superar la crisis y proteger a los miembros. Cuando Ikeda hizo pública su decisión de dimitir, las condiciones que puso el clero para la conciliación fueron extremadamente duras. Se le prohibió a Ikeda dirigirse a los miembros de la Soka Gakkai en las reuniones, y se dictaminó que ni sus escritos ni su imagen podrían aparecer en las publicaciones de la organización. Después de casi dos décadas de intensa y continua interacción con los miembros, Ikeda era forzado a dar un paso al costado.

La irracionalidad de esas condiciones no fue otra cosa que una muestra de la verdadera naturaleza del clero. Los intentos de dejar a un lado a Ikeda, sin embargo, salieron a la luz posteriormente, cuando un individuo clave en la intriga, que había orquestado todo en connivencia con los sacerdotes, posteriormente fue arrestado y sentenciado por extorsión.

En búsqueda de nuevas formas de comunicación

Ikeda y su esposa se reúnen en privado con miembros para alentarlos

Ikeda y su esposa se reúnen en privado con miembros para alentarlos

La respuesta de Ikeda a todas esas restricciones, una vez que renunció como presidente el 24 de abril de 1979, es una prueba de su compromiso con los miembros de la Soka Gakkai. Ante la prohibición de publicar su guía en la fe, escribía breves poemas y obras caligráficas para entregar individualmente a los miembros. De igual modo, dado que no podía hablar en público, viajaba por todo el país y visitaba a los miembros en sus hogares, para brindarles personalmente aliento en la fe.

Ikeda seguía siendo el presidente de la SGI, que en ese entonces era aún minúscula en comparación con la Soka Gakkai dentro del Japón. Ante las restricciones que se le impusieron en su país, concentró sus energías en la esfera internacional. Al respecto, escribe:

"Tomé una decisión. Viajaría por el mundo para alentar a los miembros del Japón desde el exterior. Aunque había renunciado como presidente de la Soka Gakkai, no permití que nadie me impidiera actuar enérgicamente como presidente de la SGI. El budismo de Nichiren Daishonin es un budismo de lucha por la paz […] ¿Quién tenía derecho a impedirme actuar por la paz del mundo? De todos modos, quienes trataron de perjudicarme a causa de sus celos mezquinos e intereses personales nunca se interesaron en lo más mínimo por esas actividades. En otoño de 1980, comenzando por los Estados Unidos, me embarqué en lo que habría de convertirse en un año de travesías por todo el globo." 1 --A.G.