a+ a- print

Más iniciativas

Junto con el establecimiento del partido político Komei, en los años 60, Daisaku Ikeda emprendió tres empresas de gran envergadura, que resultaron decisivas en su vida: la elaboración de su novela La revolución humana, su lucha para consolidar las relaciones entre la China y el Japón, y el establecimiento de las instituciones educativas Soka.

“La revolución humana”

En 1965, Ikeda comenzó a escribir una novela en forma de serie, titulada La revolución humana, en la que describe la lucha de su mentor, Josei Toda, para reconstruir la Soka Gakkai, después de que aquel fue liberado de la cárcel, a fines de la Segunda Guerra Mundial. La obra se inicia con una condena contundente y feroz a la guerra y al militarismo, que deja claramente expresos los objetivos del movimiento popular de la Soka: “La guerra es atroz e inhumana. Nada es más cruel, nada es más trágico”. 1

La serie se editó en doce tomos en la versión en inglés. Tanto esa obra como La nueva revolución humana, que Ikeda escribió a continuación, han representado una tarea que exigió de él un esfuerzo y un compromiso monumentales.

La continuación de la obra, iniciada en 1993, comienza cuando el protagonista, que representa a Ikeda, se dirige hacia su primera visita a los Estados Unidos. Los capítulos iniciales ofrecen una perspectiva íntima de esa historia, pues describen los encuentros que Ikeda mantuvo con inmigrantes japoneses y, asimismo, sus ideas y proyectos para el desarrollo futuro del movimiento en ese país.

El resto de la serie, que ahora consta de más de diecinueve tomos, es, del mismo modo, una historia esencialmente enraizada en el pueblo, que ilustra el desarrollo del movimiento budista en el Japón y alrededor del mundo; representa un rico tapiz que abarca las múltiples actividades de Ikeda, su visión e ideales, sus discusiones sobre historia y filosofía, y también, pormenores de la vida de los miembros pioneros y de la “gente común” dentro de la organización. El estilo del relato, que posee gran refinamiento y calidad dramática, van tejiendo una historia cautivante que es también en esencia un texto de estudio sobre la práctica budista de la Soka Gakkai en el mundo moderno y un tratado sobre la filosofía y el liderazgo de Ikeda.

Las relaciones entre la China y el Japón

En 1968, Ikeda hace un llamado a la restauración de los vínculos entre la China y el Japón ante veinte mil estudiantes universitarios de la Soka Gakkai.

En 1968, Ikeda hace un llamado a la restauración de los vínculos entre la China y el Japón ante veinte mil estudiantes universitarios de la Soka Gakkai.

El 8 de setiembre de 1968, durante una alocución dirigida a unos veinte mil miembros de la División de Estudiantes de la Soka Gakkai, Ikeda realizó un llamado a la normalización de las relaciones diplomáticas entre la China y el Japón, y estableció los pasos necesarios para lograrlo. Pero, en aquellos momentos, numerosas personas dentro del Japón seguían percibiendo a la China como una nación enemiga, y esta, por otra parte, estaba quedando cada vez más aislada de la comunidad internacional. Por ende, la propuesta de Ikeda generó feroces críticas, pero también interesó a quienes, tanto en Japón como en China, deseaban restaurar las relaciones bilaterales, entre ellos, el primer ministro chino Zhou Enlai. Una persona que apoyó la normalización de las relaciones fue Kenzo Matsumura, miembro de la Cámara de Diputados, la cámara baja de la dieta del Japón. Cuando Ikeda finalizó su discurso, el diputado se aproximó a él y le pidió que viajara a la China. Ikeda consideró que se trataba de un asunto que debía estar en manos de los políticos y sugirió que fueran los representantes del partido político Komeito los que viajaran. De ese modo, se puso en marcha una cadena de acontecimientos que culminó con la restauración de los lazos diplomáticos entre los dos países en 1972.

Ikeda sostuvo que esa iniciativa fue inspirada por su mentor, Josei Toda, quien con frecuencia hablaba sobre la importancia que revestía la amistad chino-japonesa para lograr la paz del mundo. Ikeda también describe a menudo su deseo de ayudar a retribuir la deuda moral y cultural que el Japón ha contraído con la China, especialmente, después de la guerra de agresión japonesa contra su vecino asiático, durante las décadas de 1930 y 1940. Las iniciativas emprendidas por Ikeda desde los años 60 con ese propósito abarcan un amplio espectro de actividades que incluyen visitas personales a la nación china; reuniones y diálogos con figuras de la política y de la cultura; intercambios educativos permanentes y programas de intercambios culturales y artísticos entre ciudadanos de ambos países.

Las instituciones educativas Soka

Fue también en la década de 1960 cuando Ikeda comenzó a trabajar en el establecimiento de un sistema educativo basado en las teorías pedagógicas del primer presidente de la Soka Gakkai, Tsunesaburo Makiguchi, proyecto que tanto este como Josei Toda siempre habían alentado. En 1968, Ikeda hizo realidad ese sueño con la fundación de las Escuelas Soka de Segunda Enseñanza Básica y Superior de Tokio. Estas instituciones educativas no fueron solo creadas en honor a sus dos predecesores; significaron un paso importante en el desarrollo de un sistema educativo humanístico, que Ikeda definió como la empresa cumbre de su vida.

A la fundación de las escuelas le siguió, en 1971, el establecimiento de la Universidad Soka, y, en los años subsiguientes, el de una serie de instituciones educativas tanto en el Japón como en el exterior. Estas casas de estudio están abiertas a todos los estudiantes, y no se imparte en ellas ninguna clase de instrucción religiosa. Ikeda escribe: “Mi decisión fue convertir dichas instituciones en centros de estudio enteramente dedicados a la paz, que trabajaran con educadores provenientes de todos los rincones del mundo”. 2

El primer centro educativo Soka fue inaugurado en 1968

El primer centro educativo Soka fue inaugurado en 1968

Universidad Soka de los Estados Unidos, en Aliso Viejo, California

Universidad Soka de los Estados Unidos, en Aliso Viejo, California

Numerosas figuras internacionales que visitan a Ikeda suelen recorrer los centros educativos Soka. Con frecuencia, los visitantes afirman que, sin lugar a dudas, el vigor y la personalidad vibrante de los alumnos y profesores, la dedicación a la paz que está presente en todos los aspectos de los planes de estudios, y la atmósfera general de atento cuidado y genuino interés que caracteriza a las escuelas, son quizás la más clara manifestación de los valores y de la visión de Ikeda. ---A.G.