a+ a- print

Daisaku Ikeda: fotógrafo

“Este momento jamás volverá a repetirse. Es un instante vital que llega y se va, todo al mismo tiempo. Y porque sabemos cuán valioso es dicho instante, accionamos el disparador. La fotografía es un arte nacido en el apasionado amor por la humanidad.”– Daisaku Ikeda

Daisaku Ikeda es también un fotógrafo aficionado que se ha dedicado a retratar la belleza única de las cosas más simples. Comenzó a tomar fotografías en la década de 1970 cuando un amigo le obsequió una cámara para que pudiese cambiar su ritmo de vida y recuperarse de una enfermedad que lo había afectado por entonces.

“No soy, ni nunca fui un fotógrafo profesional. Debido a mi apretada agenda, he tomado muchas fotos en el camino de una cita a otra, a veces, deteniendo el automóvil un momento para capturar una imagen”, señala Ikeda.

Ikeda dice: “Probablemente, la fotografía es la más accesible y democrática expresión de arte popular”. Y agrega: “La acción de tomar una fotografía implica una contienda espiritual, porque es un desafío capturar lo eterno del momento”. Por ello, subraya que cada imagen tomada “refleja lo más interior de la vida del fotógrafo”.

Su obra fotográfica ha sido mostrada en más de treinta países, en una exhibición denominada “Diálogo con la naturaleza”. En una ocasión, Ikeda escribió que accedió ofrecer las exposiciones con el afán de infundir esperanza y convicción a través de sus fotografías. “Así sea en una pequeña medida, me gustaría compartir con otros lo que es la alegría de estar en comunión con la naturaleza, que es algo que nos permite reflejar nuestro corazón. En estos tiempos febriles, es importante parar de vez en cuando para respirar profundo y examinarnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea”.

Además de las fotografías tomadas por Ikeda, esta sección presenta varios de sus ensayos que fueron publicados anteriormente en una serie titulada “Esta hermosa Tierra”. Dichos ensayos plasman los aspectos poéticos y filosóficos que agudizan su sensibilidad fotográfica.

Ikeda es miembro honorario del Club de Fotografía de Val de Bièvres de Francia, miembro correspondiente de la Asociación de Artistas de Austria (Weiner Künstlerhaus) y miembro honorario vitalicio de la Sociedad Fotográfica de Singapur.