header


Voluntarios de la Soka Gakkai reunieron trece millones de firmas tras la campaña antinuclear "Abolición 2000"

Voluntarios de la Soka Gakkai reunieron trece millones de firmas tras la campaña antinuclear "Abolición 2000"

a+ a- print

Solidaridad ciudadana

La paz no es un concepto abstracto, alejado de nuestra vida cotidiana. Se engendra en medio de la realidad de nuestro diario vivir, cuando sembramos, en lo más recóndito de nuestro ser, las semillas que le dan vida y las hacemos germinar a lo largo de nuestra existencia. Sé, sin el menor asomo de duda, que ese es el camino que conduce a una paz imperecedera.1--Daisaku Ikeda

Exhibición “Semillas de cambio: La Carta de la Tierra y el potencial humano” (India, 2007)

Exhibición “Semillas de cambio: La Carta de la Tierra y el potencial humano” (India, 2007)

En 1975, Ikeda asumió el cargo de presidente de la Soka Gakkai Internacional (SGI) [http://sgi.org]. Con el liderazgo de Ikeda, la Soka Gakkai que hasta entonces sólo había promovido actividades religiosas en el Japón se desarrolló como un amplio movimiento popular dedicado a la paz (en la actualidad cuenta con unos doce millones de miembros alrededor del mundo).

En su condición de organización no gubernamental (ONG) registrada ante la ONU, la SGI se dedica a fomentar y difundir cuestiones fundamentales para la humanidad y a incentivar la educación centrada en la paz, el desarme, los derechos humanos y el desarrollo sostenible, así como también, la asistencia humanitaria.

Ikeda ha forjado entre los miembros de la SGI un sólido sentido de responsabilidad por cuestiones globales y sociales. Ese mismo espíritu de ciudadanía global es una característica clave de las diversas instituciones educativas que él ha fundado. Los miembros de la organización consideran que la SGI, mucho más que llevar a cabo una práctica religiosa en particular, tiene la misión de aplicar la sabiduría budista a la tarea de resolver los problemas mundiales y de construir puentes de solidaridad en pos de la justicia social y la paz. Esa clase de activismo se contrapone a la imagen tradicional del budismo como una práctica que impulsa un plácido alejamiento de la compleja realidad social.

La importancia que se otorga a la filosofía de compromiso social dentro de la SGI quedó claramente expuesta durante el viaje a la Unión Soviética que Ikeda realizó en 1974; en aquella ocasión, el primer ministro soviético Kosygin le pidió que definiera la ideología de su movimiento budista. La respuesta de Ikeda fue “Creo en la paz, en la cultura y en la educación, cuya base fundamental es el humanismo”. 2

La paz, la cultura y la educación se han convertido en los principios esenciales de la SGI y guían una gran variedad de actividades que las organizaciones de la SGI y cada uno de sus miembros en forma individual llevan a cabo en sus respectivas comunidades.

Respaldo a la ONU

Como presidente de la SGI, Ikeda ha elevado propuestas de paz anuales, desde 1983, año en que la organización fue registrada como ONG en las Naciones Unidas; esos documentos presentan ideas basadas en el humanismo budista, que se ofrecen como respuesta a importantes cuestiones globales. Las propuestas son compartidas además por jefes de estado, ONGs e instituciones académicas, y, entre otras importantes cuestiones, sugieren los medios para revitalizar y fortalecer el papel de la ONU en el concierto mundial.

Exposición “El coraje de recordar: Anne Frank y el Holocausto” fue visto por dos millones de personas en el Japón (1994)

Exposición “El coraje de recordar: Anne Frank y el Holocausto” fue visto por dos millones de personas en el Japón (1994)

Ikeda asevera: “Es necesario hacer de las Naciones Unidas el territorio clave y el centro de nuestros esfuerzos. Las cuestiones extremadamente complejas a las que debe hacer frente el género humano –el terrorismo, los conflictos armados, la pobreza, la degradación ambiental, el hambre y la enfermedad— no reconocen fronteras de ninguna clase. La reforma y el fortalecimiento de la ONU es un factor esencial para generar una verdadera respuesta a los retos globales de la nueva era.” 3

Las propuestas además, contribuyen a definir y a orientar las actividades en bien de la paz emprendidas por las organizaciones de la SGI alrededor del planeta. Dichas actividades comprenden, entre otras, la campaña “Victoria sobre la violencia”, organizada por los jóvenes y presentada en centros educativos de todos los Estados Unidos; una campaña por la abolición nuclear que reunió y presentó trece millones de firmas ante la ONU en 1997, y la recopilación y publicación de experiencias y testimonios de personas que padecieron los horrores de la guerra. Otro tema central dentro de la SGI es, desde hace ya muchos años, la realización de exhibiciones a escala internacional sobre temas como el desarme nuclear, la construcción de una cultura de paz, el desarrollo sostenible y los derechos humanos.

Ikeda ha mantenido personalmente conversaciones con los secretarios generales Kurt Waldheim, Javier Pérez de Cuéllar y Boutros Boutros-Ghali, y se ha hecho acreedor de reconocimientos de la ONU y del ACNUR.

En agosto de 2006, el Presidente de la SGI se reunió con el subsecretario general Anwarul K. Chowdhury, y presentó una propuesta sobre el fortalecimiento de la ONU para cumplir con su misión ante el mundo.

Ikeda ha fundado también instituciones para promover la colaboración y la cooperación global en los temas de la cultura, la educación y la paz.