a+ a- print

diciembre 08, 2006

La Universidad Tecnológica de Dalian, China, confiere profesorado honorario al Presidente de la SGI

El presidente Lin (2o desde la izquierda) entrega el certificado al doctor Wakae (2o desde la derecha

El presidente Lin (2o desde la izquierda)
entrega el certificado al doctor
Wakae (2o desde la derecha)

El 8 de diciembre, la Universidad Tecnológica de Dalian, situada en Dalian, China, confirió al presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, un profesorado honorario en reconocimiento a sus contribuciones a la educación humanística y a la amistad entre la China y el Japón. El presidente del consejo de la Universidad Tecnológica de Dalian, Lin Anxi, y el profesor de la Facultad de Lenguas Extranjeras, Du Fenggang, estuvieron presentes para conferir el título honorífico; la ceremonia se realizó en el edificio central de la Universidad Soka, situada en Hachioji, Tokio, Japón. El presidente de la casa de altos estudios japonesa, Masami Wakae, aceptó la mención en nombre del señor Ikeda.

La Universidad Tecnológica de Dalian, fundada en 1949, es una de las instituciones científicas y tecnológicas más importantes de la China. A lo largo de su más de medio siglo de historia, se graduaron en ella unos 100.000 estudiantes. La universidad está situada en Dalian, una ciudad de 6 millones de habitantes ubicada en la Península de Liaodong, en la costa oriental del país, entre el mar de Bohai y la Bahía de Corea, que es parte del Mar Amarillo.

En un mensaje donde expresaba su gratitud por la mención, el presidente Ikeda dijo que era un gran honor recibir la distinción de esta entidad académica. Asimismo, elogió la lucha de Lu Zhenyu, un estudioso de la historia china y segundo rector de la Universidad Tecnológica de Dalian. Afirmó que el doctor Lu mantuvo el compromiso inquebrantable de promover la educación en la China moderna, al tiempo que enfrentó enfermedades, persecuciones y ocho años de injusto encarcelamiento. Compartió la convicción del estudioso chino de que el propósito de una universidad es forjar a las personas que puedan contribuir con la sociedad, y que los administradores, docentes y estudiantes tienen la misma responsabilidad de cumplir esa misión.