a+ a- print

marzo 16, 2008

La Asociación Mundial de Literatos de Corea del Sur honra a Daisaku Ikeda

Placa honorífica de la Asociación Mundial de Literatos

Placa honorífica de la Asociación Mundial de Literatos

La Asociación Mundial de Literatos de Corea del Sur distinguió a Daisaku Ikeda, presidente de la SGI, con el título de director general honorario de dicha institución. La ceremonia de entrega in absentia fue celebrada el 16 de marzo de 2008, en el Centro Deportivo Internacional Samsan de Incheon, durante una Convención para la Amistad entre los Jóvenes de Corea del Sur y Japón, que contó con la participación de ocho mil jóvenes de la SGI. Concurrió al evento una delegación juvenil de la Soka Gakkai de Kyushu, prefectura sureña del Japón, que estuvo encabezada por el vicedirector general de la Soka Gakkai, Takeshi Yamamoto. La placa honorífica correspondiente fue entregada por Kim Cheon Woo, directora general de la Asociación Mundial de Literatos, al señor Yamamoto, quien la aceptó en nombre del presidente Ikeda.

La Asociación Mundial de Literatos es una red de escritores y novelistas con representación en setenta países, que fomenta las letras a través del intercambio y la promoción de las obras de sus integrantes.

Kim Cheon Woo, directora general de la Asociación Mundial de Literatos

Kim Cheon Woo, directora general de la Asociación Mundial de Literatos

En su discurso, la directora general Kim expresó su beneplácito por el reconocimiento que se hacía al presidente Ikeda. Luego, manifestó su coincidencia con el pensamiento del homenajeado, que aseguraba que la poesía revelaba el corazón y que la razón de ser de la literatura era beneficiar a todas las personas. Asimismo, la representante de la institución cultural coreana destacó que la obra poética del presidente Ikeda infundaba valentía y esperanza.

El líder de la SGI envió para la ocasión un discurso de aceptación que fue leído por el vicepresidente Yamamoto. El señor Ikeda agradeció en su mensaje a la Asociación Mundial de Literatos por la distinción y aseveró que el auténtico arte literario, rico y lleno de vida, era capaz de llegar a las personas de las más diversas culturas y generaciones, y generaba un gran cambio en la vida de los individuos en su entorno social. A la vez, el presidente Ikeda expresó su compromiso de seguir esforzándose para contribuir a la amistad entre Corea y el Japón a través de la palabra escrita y oral.

[Basado en el artículo publicado el 21 de marzo de 2008 en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai, Japón.]