a+ a- print

abril 09, 2008

Ex subsecretario general de la ONU Anwarul K. Chowdhury y Daisaku Ikeda publican diálogo

Embajador Chowdhury (derecha) y presidente Ikeda (izquierda). Agosto de 2006, en el Centro en Memoria del Presidente Makiguchi, Hachioji.

Embajador Chowdhury (derecha) y presidente Ikeda (izquierda). Agosto de 2006, en el Centro en Memoria del Presidente Makiguchi, Hachioji.

La revista literaria del Japón Ushio publicará en forma de serie a partir de mayo de 2008, el diálogo que han venido manteniendo el embajador Anwarul K. Chowdhury, ex subsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y Daisaku Ikeda, presidente de la Soka Gakkai Internacional (SGI).

Ante la publicación de la serie, el embajador Chowdhury manifestó su beneplácito de poder transmitir a un amplio público diversos puntos de vista sobre temas cruciales para la humanidad.

En la primera entrega, el embajador bangladesí nacido en Dacca comparte recuerdos de su juventud en su tierra natal, elogiada por el gran poeta Rabindranath Tagore como la "Bengala de oro". Los subsiguientes fascículos tendrán por tema "Una cultura de paz", "Las Naciones Unidas, el parlamento del pueblo" y "El humanismo de Tagore", entre otros.

El embajador Chowdhury y el presidente Ikeda se reunieron por primera vez en marzo de 2003, en ocasión de la ceremonia conjunta de graduación de la Universidad Soka y el Instituto Superior Soka para Señoritas, en Hachioji, Tokio, evento en el que el subsecretario general brindó un discurso magistral. En su segundo encuentro, en agosto de 2006, el señor Ikeda tuvo la oportunidad de entregar al alto funcionario de la ONU un documento de su autoría titulado "Una misión que cumplir: Fortalecer las Naciones Unidas para responder a la expectativa mundial" (título extraoficial), en el que instaba a revalorizar el propósito fundamental de la ONU como un foro para el diálogo y la prevención de la guerra. En su propuesta, el presidente Ikeda manifiesta su apoyo al concepto promovido en el sistema de naciones por el embajador Chowdhury de construir una cultura de paz. Asimismo, el líder de la SGI exhorta a desarrollar y mejorar la capacidad del diálogo y la diplomacia de la ONU, facultades del orden del poder moderado, para evitar que dicho organismo internacional sea influenciado por decisiones que concluyan en el uso de la fuerza militar. Luego, el presidente Ikeda insta a los ciudadanos del mundo, especialmente a los jóvenes, a comprometerse activamente con el desarrollo del organismo mundial, y formula alternativas para el establecimiento de nuevas estructuras para lograr dicho fin. El señor Ikeda asevera que para lograr el fortalecimiento de las Naciones Unidas será necesario que la humanidad actúe en conjunto y comparta el mismo objetivo así como el mismo sentido de responsabilidad.

[Basado en el artículo publicado el 9 de abril de 2008 en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai, Japón.]