a+ a- print

mayo 21, 2008

Reunión mensual de la Soka Gakkai: La importancia del esfuerzo dedicado

Reunión celebrada con la participación de miembros de veinticinco naciones

Reunión celebrada con la participación de miembros de veinticinco naciones

El 21 de mayo de 2008, la Soka Gakkai realizó su reunión mensual para líderes en el Centro en Memoria del Presidente Makiguchi, en Hachioji, Tokio. El evento contó con la asistencia de representantes de todo el Japón y de veinticinco países y territorios del mundo. El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda; su esposa Kaneko Ikeda y titulares máximos de la organización dieron la bienvenida a los miembros de ultramar y expresaron su gratitud por el largo viaje que habían realizado hasta el Japón.

Durante la reunión, Daisaku Ikeda brindó un discurso en el que encomió los diligentes esfuerzos de Tadashi Sasaki, quien logró cultivar exitosamente cerezos en el Cementerio Parque en Memoria del Presidente Toda situado en Atsuta, Hokkaido, a pesar de las circunstancias adversas. Cuando se inauguró el parque en 1977, los expertos afirmaban que la variedad de cerezo más apreciada por los japoneses conocida como Somei-yoshino o "cerezo de Yoshino" (Prunus x yedoensis) no era capaz de crecer en el norte del archipiélago ni podría sobrevivir el duro invierno de Hokkaido. Sin embargo, el señor Sasaki, experto horticultor, al saber que el señor Ikeda albergaba el anhelo de adornar el parque con los dilectos cerezos de su maestro, Josei Toda, oriundo de la región, asumió el desafío personal de cultivar dichos árboles y puso en marcha ingentes esfuerzos. Luego de innumerables experimentos fallidos y gran dedicación, finalmente, los cerezos echaron raíces en aquella tierra septentrional. Este año, en primavera, el parque estuvo vestido de hermosas flores que brotaban de sus ocho mil cerezos, deleitando a las mil cuatrocientas personas que asistieron al festival anual realizado el 13 de mayo. El señor Ikeda agradeció públicamente al señor Sasaki, de ochenta años, elogiándolo por su tesonera dedicación a lo largo de los años, haciendo posible lo imposible. "En cada campo del quehacer humano, las personas admirables son las que siguen desafiándose y esforzándose pese a todo. Los que perseveran son los que, al final, triunfan.", remarcó.

Luego, Daisaku Ikeda rememoró sus vivencias con el segundo presidente de la Soka Gakkai, Josei Toda, su maestro de vida, y expresó que, en su juventud, siempre trató de registrar cada orientación y sabia reflexión que escuchaba de su mentor.

El señor Ikeda dijo: "El señor Toda dio una vez esta orientación: 'Primero, decidan qué harán, y determinen triunfar sin falta. El resultado dependerá de su compromiso. Esta es la filosofía del éxito'. ¡Así que, todos, asumamos el compromiso de triunfar, vencer y ser felices! El maestro Toda decía también: 'Los que experimentan dificultades indescriptibles y logran remontarlas son verdaderos vencedores'".

Luego, el presidente de la SGI afirmó que su maestro enfatizaba lo siguiente: "¿Qué es lo más importante de la vida y de la fe? La convicción. Debemos atesorar y valorar inmensamente la convicción de Nichiren Daishonin".

Posteriormente, el señor Ikeda mencionó a Shinsaku Takasugi (1839-1867), un destacado precursor de la época de la restauración Meiji en el Japón, que fue llevado a prisión por oponerse a las autoridades del sogunato de Tokugawa. A pesar de ser encarcelado, Takasugi mantuvo sus convicciones alentado por las palabras de su mentor, el gran educador y reformista Shoin Yoshida (1830-59), quien aseveraba que los que expresaban la verdad y actuaban con rectitud podían ser desdeñados y ser despojados de su posición social, pero si perseveraban y se nutrían de tales experiencias lograrían concretar sus ideales sin falta. Fiel a las enseñanzas de Shoin Yoshida, Takasugi abrió el camino para la restauración Meiji, a través del cual sus sucesores derrocaron al sogunato de Tokugawa que ordenado la ejecución de Yoshida.

El presidente de la SGI citó las palabras de Takasugi: "Aunque me confinen a una jaula como un pájaro, / mi corazón es libre como la corriente de un río"; y afirmó que ni el poder ni la autoridad eran capaces de someter al espíritu humano.

A continuación, el señor Ikeda compartió las siguientes palabras del escritor de Indonesia, Pramoedya Ananta Toer (1925-2006): "Finalmente comprendí que estas personas [que se ganaban la existencia con la tierra] eran mucho más fuertes que yo. Tenían una fortaleza férrea; pues habían sido templadas por el sufrimiento". Luego, el líder de la SGI observó que las personas más simples, que no hacían alarde de su posición o de su riqueza, eran auténticos adalides y triunfadores de la vida. Los ciudadanos más sencillos eran capaces de enfrentar la vida con entereza y fortaleza sin depender de nadie, a diferencia de quienes daban por sentado su caudal.

La reunión mensual de líderes se transmite por enlace satelital a los centros comunitarios de la Soka Gakkai de todo el Japón. A partir de la reunión de mayo, la reunión se transmite por Internet en las islas y las regiones montañosas más distantes del archipiélago, donde sólo había estado disponible en audio.

[Basado en el artículo publicado el 22 de mayo de 2008 en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai, Japón.]