a+ a- print

junio 20, 2008

Centro Universitario Ítalo Brasileño distingue a Daisaku Ikeda

El rector Marcos Antonio Gagliardi Cascino (primer plano, cuarto desde la derecha) entrega los símbolos honorarios a Hiromasa Ikeda, hijo del destinatario, Daisaku Ikeda (primer plano, tercero desde la izquierda)

El rector Marcos Antonio Gagliardi Cascino (primer plano, cuarto desde la derecha) entrega los símbolos honorarios a Hiromasa Ikeda, hijo del destinatario, Daisaku Ikeda (primer plano, tercero desde la izquierda)

El Centro Universitario Ítalo Brasileño - UniÍtalo de São Paulo, Brasil, confirió a Daisaku Ikeda, presidente de la SGI, el primer doctorado honorario de su institución. La ceremonia de investidura in absentia tuvo lugar el 20 de junio de 2008, en el Centro Cultural de la SGI de Brasil (BSGI), en São Paulo, ante la presencia de miembros de la BSGI. El rector Marcos Antonio Gagliardi Cascino hizo entrega del diploma y la medalla correspondientes a Hiromasa Ikeda, hijo del destinatario. El solemne acto contó con la asistencia de una delegación de autoridades máximas de la universidad conformada por Marcos Vinicius Busoli Cascino, presidente de la junta administrativa IEPAC, y Alfredo E. Grimaldi, director de Relaciones Internacionales.

El rector Cascino destacó en su discurso los esfuerzos que realizaba el señor Ikeda para establecer relaciones de confianza mutua entre las personas. El alto funcionario de la casa de estudios superiores sudamericana dijo que el cuerpo docente de su institución se sentía identificado con los ideales educativos del señor Ikeda, centrados en el educando, sobre la base de una firme convicción en su ilimitado potencial, que aspiraba, a la vez, a la formación de personas con una firme ética de contribución social.

En un mensaje de agradecimiento enviado para la ceremonia, Daisaku Ikeda rememoró su encuentro con el fundador del Club de Roma, Aurelio Peccei (1908-1984), hace treinta y tres años. En el diálogo que mantuvieron, ambos llegaron a la conclusión que los mayores recursos sostenibles de la Tierra eran los seres humanos, y por ello, era crucial difundir una educación que fomentara el discernimiento y la sabiduría. Luego de esta observación, el líder de la SGI, subrayó que el Centro Universitario Ítalo Brasileño, sustentado en principios humanistas y dedicado a extraer el potencial de sus estudiantes, estaba propulsando un renacimiento en el ámbito educativo imprescindible para la humanidad toda. El señor Ikeda expresó su deseo de seguir trabajando con UniÍtalo para seguir impulsando ese tipo de educación humanística.

La comunidad institucional del Centro Universitario Ítalo Brasileño conoció a Daisaku Ikeda, luego de que el presidente de la junta administrativa, Vinicius Cascino, leyera un mensaje que el señor Ikeda había enviado, en mayo de 2005, a los egresados de la primera promoción de la Universidad Soka de los Estados Unidos (SUA, por sus siglas en inglés) localizado en Aliso Viejo, California. El presidente Cascino encontró que la filosofía pedagógica del señor Ikeda, basada en el humanismo, coincidía con los principios de su institución. Posteriormente, el cuerpo docente y administrativo, que igualmente encontró la misma concordancia en el pensamiento de Daisaku Ikeda, decidió otorgar a éste su primer doctorado honorario.

La institución educativa brasileña fue fundada en 1949 como escuela de dactilografía por Pasquale Cascino, un educador que había emigrado de Italia y abuelo del presidente Marcos Vinicius Busoli Cascino. La academia creció rápidamente hasta convertirse en el Colegio Técnico de Contabilidad, Administración y Secretariado. Ya en 1994, se había desarrollado como una institución académica que ofrecía educación integral desde el jardín de infantes hasta el nivel de estudios superiores. Actualmente, con siete mil alumnos inscritos en sus cursos de licenciatura y posgrado, UniÍtalo es reconocido por ser una entidad educativa de excelencia. Vale decir que su programa de enfermería, en particular, ha ganado una notable reputación en Brasil.

[Basado en el artículo publicado el 26 de junio de 2008 en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai, Japón.]