a+ a- print

agosto 12, 2008

Estados Unidos: Sociedad John Dewey reconoce a Daisaku Ikeda

De izquierda a derecha: El ex presidente Larry Hickman y el presidente Jim Garrison de la Sociedad John Dewey entregan diploma a Daisaku Ikeda

De izquierda a derecha: El ex presidente Larry Hickman y el presidente Jim Garrison de la Sociedad John Dewey entregan diploma a Daisaku Ikeda

La Sociedad John Dewey, destacada agrupación académica especializa en las investigaciones sobre la educación y la cultura de los Estados Unidos, otorgó el título de miembro honorario vitalicio a Daisaku Ikeda, fundador de la Escuela Soka y la Universidad Soka, en reconocimiento a sus aportes a la paz mundial y la justicia social mediante la filosofía pedagógica de la creación de valor. La distinción, la primera de su tipo, fue aprobada por decisión unánime del órgano directivo de la sociedad.

Jim Garrison, presidente de la Sociedad John Dewey y profesor de la Facultad de Recursos Humanos y Ciencias de la Educación del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, así como Larry A. Hickman, ex presidente de la sociedad, actual director del Centro de Estudios sobre Dewey y profesor de Filosofía de la Universidad de Illinois del Sur de Carbondale, conformaron el presidium de la ceremonia de entrega realizada en un centro de la Soka Gakkai situado en Karuizawa, prefectura japonesa de Nagano, el 12 de agosto de 2008.

La Sociedad John Dewey, establecida en 1935, tiene por misión institucional preservar el espíritu de John Dewey (1859-1952) e impulsar la investigación crítica y reflexiva para resolver los problemas educativos y culturales. Además, promueve el estudio del ideario de Dewey sobre la democracia, la educación y la filosofía.

El presidente Garrison afirmó en un discurso pronunciado en la ceremonia, que Daisaku Ikeda había contribuido con una labor educativa pionera que era coincidente con el ideario educativo de Dewey que abogaba por la formación de ciudadanos globales como parte integral de la vida.

Luego el presidente de la sociedad se refirió al 24 de agosto, fecha en que se realizaba la entrega honorífica y los sesenta y un años de práctica budista de Daisaku Ikeda en la Soka Gakkai. Destacó la relación de mentor y discípulo que se desarrolló a partir de aquel día entre Daisaku Ikeda y Josei Toda, educador y segundo presidente de la Soka Gakkai.

El académico manifestó que la decisión de reconocer a Daisaku Ikeda surgió en su institución de manera natural debido a que él había incorporado e impulsado en su vida los mismos valores que los miembros de la Sociedad John Dewey consideraban más importantes.

El galardonado expresó su profundo agradecimiento ante la distinción y recordó el respeto que tanto su mentor, Josei Toda, como Tsunesaburo Makiguchi, educador y primer presidente de la Soka Gakkai, manifestaron por Dewey. Dijo que Makiguchi había citado a Dewey en sus obras y que la teoría pedagógica de la creación de valores (soka) ideada por Makiguchi no hubiese nacido sin la influencia que éste recibió de la filosofía de Dewey.

Luego, el fundador de las instituciones educativas Soka manifestó su coincidencia con el pensamiento de Dewey sobre el desarrollo de los recursos humanos. Aseguró que la sociedad moderna debía aunar coraje para explotar las nuevas fronteras del microcosmos interior de la vida humana y dedicarse a la formación de personas capaces a través de la educación, que era la más sagrada de las empresas humanas.

Para finalizar, el señor Ikeda expresó su deseo de continuar su diálogo con los profesores Garrison y Hickman, a quienes consideraba auténticos sucesores del pensamiento de Dewey, y subrayó su decisión de abrir un camino de esperanza a través de la educación basada en el humanismo.

En momentos previos a la ceremonia, los tres se reunieron para departir sobre el futuro de la educación.

[Basado en el artículo publicado el 13 de agosto de 2008 en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai, Japón.]