a+ a- print

marzo 06, 2010

Discurso: Las virtudes invisibles generan recompensas visibles

Encuentro de miembros de varios países
Encuentro de miembros de varios países

El presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, asistió a la 38ª reunión general de la sede central para responsables de la Soka Gakkai, realizada en forma conjunta con la reunión nacional de líderes de la División de Señores, en el Centro en Memoria del Presidente Makiguchi, situado en Hachioji, Tokio, el 6 de marzo de 2010. Además de los representantes del Japón, asistieron doscientas cincuenta personas provenientes de sesenta naciones de ultramar. A continuación, se presentan algunos extractos del discurso que Daisaku Ikeda pronunció durante el evento:

"¡Gracias a todos los presentes, tanto del Japón como del exterior, por su participación en esta actividad! Mi deseo más ferviente es que todos nuestros miembros disfruten de una vida sana y feliz. ¡Avancemos siempre con alegría, pase lo que pase!

«También les doy las gracias a los miembros de Latinoamérica que están apoyando generosamente las actividades de rescate y reconstrucción tras los recientes terremotos. Por favor, transmitan todo mi apoyo y solidaridad a los miembros de Haití y Chile, que están trabajando para reorganizar sus comunidades.

«En los primeros días de nuestro movimiento, había muchos líderes veteranos, pero Josei Toda, el segundo presidente de la Soka Gakkai, confió todo a los jóvenes. (…) A partir de esa instancia, nuestro movimiento despegó con increíble ímpetu. Hasta el día de hoy, hemos venido avanzando con energía sin merma. En cualquier época, los jóvenes son los que tienen la clave. Jóvenes cuyos corazones resplandezcan con el espíritu de maestro y discípulo.

«El señor Toda insistía que nada era peor que la cobardía. Cada persona, decía, necesita cultivar la dignidad de un león rey. Agregaba que si cada uno de nosotros no era fuerte y no se comprometía con el bienestar de sus semejantes, todos terminarían sufriendo.

«La arrogancia destruye el budismo. Es reprochable tratar a las personas con desprecio, querer sacar ventajas personales a expensas de los demás, aliarse con las autoridades corruptas, y perseguir a los buenos y a los justos. (…) Por eso, es vital que sigamos ampliando nuestra red dedicada al bien, para contrarrestar estas fuerzas y asegurar que prevalezcan la verdad y la justicia.

«Hoy, está con nosotros Shunzo Ohno, de la División de Artistas de la SGI de los Estados Unidos. El señor Ohno es un famoso trompetista de jazz, ganador de dos premios Grammy. (…) Ha experimentado muchos obstáculos y luchas contra la adversidad. En un accidente de tránsito, perdió los dientes de adelante, lo cual, para un trompetista profesional, es una lesión de graves consecuencias. También fue operado de cáncer de garganta, y esta otra amenaza pudo poner fin a su carrera artística. Pero, basado en su gran fe, pudo triunfar sobre estas adversidades. Hace ya catorce años de su operación, y el cáncer no ha vuelto. La gira artística que lo trajo el año pasado al Japón fue un éxito resonante. Es un verdadero vencedor en la vida que ejemplifica las palabras de Nichiren: 'Las virtudes invisibles generan recompensas visibles'. (1)

«Desde mi juventud, juré que daría a conocer al mundo los grandes logros del señor Toda. Sabía que mi mentor fue un líder espiritual incomparable, y por eso pasé mi vida exponiendo a toda clase de personas la grandeza de mi maestro. (…) Mi deseo es forjar sobresalientes líderes que fomenten auténticamente la paz mundial, aunque sólo sean uno o dos. Ese es mi deseo más sincero. Los discípulos genuinos se ponen en acción siguiendo el ejemplo trazado por su mentor. Espero que asuman diversos desafíos con energía inamovible, con vibrante espíritu de lucha, y que tengan la valentía de oponerse firmemente a la arrogancia para preservar la armonía de nuestra noble organización. A cada instante llevo en mi corazón los desafíos y los esfuerzos de nuestros miembros en cada lugar. Sé que son ustedes, nuestros miembros anónimos, quienes están trabajando por la paz mundial con dedicación sin parangón.

«Cuando aún era joven, comencé a abrir un inédito camino de diálogo desde mi lugar de ciudadano común, no como funcionario o representante de ningún gobierno. Así tuviera frente a mí a una persona anónima o a un estadista, siempre fui sincero y abierto, y mi principal interés fue sembrar las semillas de una amistad y una confianza duraderas. (…) Son los ciudadanos de a pie quienes escriben la historia. Por favor, transmitan a los demás sus ideales y sus convicciones con pleno entusiasmo y seguridad.

«El señor Toda siempre estaba cerca del pueblo. Alentaba así a los miembros que sufrían de enfermedad, dificultades financieras y otras pruebas kármicas: 'El Daishonin nos encomendó la misión de lograr la paz mundial y la felicidad de todas las personas. Por favor, jamás lo olviden. El propósito esencial de la Soka Gakkai es liberar al mundo y al género humano de todos los sufrimientos'. Nuestros miembros de la SGI, en cada país, están llevando a cabo esta noble misión. (…) Su revolución humana individual tiene el poder de transformar su familia, su sociedad y hasta el mundo, en una dirección más alentadora. Nichiren, sin duda alguna, elogiaría sus esfuerzos sin reservas. Sepan que valoro inmensamente todo lo que están haciendo.

«Josei Toda alentó así a un miembro que enfrentaba una gran adversidad: 'A veces, en la vida, uno siente como si hubiera entrado en un túnel de oscuridad. Pero cuando hayamos dejado atrás ese túnel, ante nuestros ojos se abrirá un maravilloso paisaje. La clave está en no detenerse a mitad de camino. Siga esforzándose y avanzando hasta el final, basado en la fe'. A las personas que, en este momento, están pasando por una situación económica delicada a causa de la crisis, o están enfrentando por largo tiempo problemas de salud, quiero pedirles que no abandonen las esperanzas.

«Los cargos organizativos dentro de la Soka Gakkai existen para prestar servicio a los miembros, no para darles órdenes. Los responsables deben ser siempre respetuosos con los miembros que están practicando el budismo de Nichiren con toda nobleza, y nunca creerse superiores a ellos, bajo ningún aspecto. Los más admirables líderes son los que siempre actúan con modestia, poniendo en el centro a los miembros.

«Por favor, avancen en armonía y con ánimo positivo, cada uno en la localidad y en el país donde le corresponda esforzarse, y conviertan el veneno en remedio, con una oración unida y solidaria, pase lo que pase. Todo el esfuerzo que han hecho en sus actividades de la SGI por la felicidad de los demás y por crear una sociedad mejor volverá a la vida de ustedes, convertido en una enorme buena fortuna".

[Fuente informativa y fotográfica: Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai, Japón. Artículos publicados los días 7, 15 y 16 de marzo de 2010.]

Nota bibliográfica:

(1) Los escritos de Nichiren Daishonin, Alemania, Soka Gakkai, 2008, pág. 950.