a+ a- print

enero 25, 2012

Reconocimiento: Consejo de Paz de Ucrania

Orden de la Paz en su Primera Clase
Orden de la Paz en su Primera Clase

El Consejo de Paz de Ucrania impuso la Orden de la Paz en su Primera Clase a Daisaku Ikeda por sus servicios a Ucrania y a la humanidad, en beneficio de la paz, la justicia, el humanismo, la armonía, la cultura, la ciencia y la educación.

El acto de condecoración fue ejecutado por el embajador Mykola Kulinich en la Embajada de Ucrania en Japón, Tokio, el 25 de enero de 2012. La medalla y símbolos honoríficos fueron puestos en manos de Minoru Harada, presidente de la Soka Gakkai, quien substituyó al galardonado en la ocasión. Al efectuar la concesión, el embajador Kulinich destacó los aportes de Ikeda en el fortalecimiento de las relaciones entre Ucrania y Japón, que celebran en 2012 el 21º aniversario de relaciones diplomáticas, y los aportes que realiza como humanista por las nuevas generaciones. Daisaku Ikeda envió un discurso de agradecimiento que fue leído por el presidente Harada, en el que se comprometía a impulsar el diálogo y el desarrollo de los jóvenes en bien de la humanidad.

A lo largo de los años, Ikeda ha promovido el intercambio cultural y educativo con Ucrania, lo cual ha dado como frutos los lazos establecidos en 2003 entre la Universidad Soka, que fundó, y la Universidad Nacional de Comercio y Economía de Kiev; la gira en Japón de la Compañía Nacional Virsky de Danza Ucraniana, en 2000 y en 2003; la exhibición "Diálogo con la naturaleza" en Kiev, en 2003 y en 2007; la publicación de un libro con el ex ministro de Educación Mijaíl Z. Zgurovsky, rector de la Universidad Nacional Tecnológica de Ucrania, entre otros.

El Consejo de Paz de Ucrania es un órgano creado en 1951 e integrado por entidades e individuos comprometidos con la construcción de un mundo de paz, que ostenta una renombrada trayectoria en el ámbito; cítense, las Conferencias de Dartmouth entre la Unión Soviética y los Estados Unidos en la década de 1960, o la difusión de información sobre el desastre nuclear de Chernóbil.

El embajador Kulinich (der.) y el presidente Harada sostienen la placa honorífica
El embajador Kulinich (der.) y el presidente Harada sostienen la placa honorífica

[Fuente informativa: Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai del Japón.]