a+ a- print

enero 26, 2012

Publicación: Propuesta de paz 2012

El 26 de enero de 2012, Daisaku Ikeda, en su calidad de presidente de la Soka Gakkai Internacional (SGI), publicó su 30ª propuesta anual de paz, en la que insta a celebrar una cumbre de abolición nuclear en Hiroshima y Nagasaki, en 2015, con el fin de hacer irreversible el ímpetu generado en torno a la erradicación de las armas nucleares.

La realización de dicha cumbre –en el 70º aniversario del bombardeo atómico a Hiroshima y Nagasaki y en el año de la Conferencia de Revisión del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP)— servirá para que los líderes del mundo constaten el terrible poder destructivo de las armas nucleares y propiciará la ejecución de acciones pertinentes para su abolición y la conclusión de la era de las armas nucleares.

En la mencionada propuesta, titulada "Seguridad humana y sostenibilidad: El respeto universal a la dignidad de la vida", Ikeda manifiesta su optimismo en la consolidación de un mundo libre de armas nucleares, previendo que numerosos gobiernos apoyarán sucesivamente la adopción de una Convención sobre Armas Nucleares (CAN) para proscribir totalmente dichos armamentos.

Consagrado a promover la abolición de las armas nucleares desde finales de la década de 1950, Ikeda reitera su sólido apoyo a una CAN y exhorta a establecer un acuerdo vinculante que manifieste la voluntad del género humano en su conjunto, en base a la conciencia de que el ser humano y las armas nucleares no pueden coexistir.

Ikeda sugiere la creación de un grupo de acción encargado de la CAN, compuesto por gobiernos y organizaciones no gubernamentales que apoyen la idea. Y, subraya que los esfuerzos de base ciudadana por la erradicación de las armas nucleares se verán fortalecidos cuando el debate sobre los derechos humanos y la sostenibilidad esté guiado por las normas del derecho internacional humanitario.

Al reflexionar sobre el desastre nuclear de Fukushima ocurrido en marzo de 2011, Ikeda urge al Japón a modificar prontamente su política energética, con miras a una que no dependa de la energía nuclear, y a intensificar la investigación y el desarrollo tecnológico de la energía renovable para uso nacional, así como también, en apoyo a los países en desarrollo. Propone, además, el fortalecimiento del rol mundial del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en relación a la respuesta de incidentes en las centrales de energía nuclear y la clausura de reactores obsoletos.

En vista del sufrimiento que generan los desastres naturales cada vez más frecuentes alrededor del mundo, Ikeda solicita que se tomen medidas que prioricen los derechos humanos. Para ello, sugiere que se amplíe el mandato del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), a fin de que provea asistencia a los desplazados por desastres naturales. Asimismo, señala la importancia de impulsar el empoderamiento de la mujer para que estas puedan participar efectivamente en la reconstrucción, la prevención y la acción paliativa de desastres.

Con respecto a la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible que se realizará este año en Río de Janeiro, Ikeda insta a continuar las conversaciones destinadas a fijar los Objetivos del Desarrollo Sostenible, los cuales complementarían los Objetivos de Desarrollo del Milenio cuyo período concluye en 2015, y pide la adopción de un conjunto de metas que abarquen el rango completo de los temas de seguridad humana concernientes tanto a los países en desarrollo, como a los desarrollados.

La versión abreviada de la propuesta de paz está disponible en:
https://www.sgi.org/es/presidente-de-la-sgi/propuestas/propuestas/propuesta-de-paz-2012.html

[Fuente: Soka Gakkai Internacional]