a+ a- print

noviembre 06, 2014

La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos confiere un doctorado honorario

La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos confirió un doctorado honorario a Daisaku Ikeda, presidente de la SGI y fundador de la Universidad Soka (US), por su contribución al desarrollo de la cultura, el aprendizaje y la educación, así como por fomentar las relaciones académicas entre Rusia y Japón. El 6 de noviembre de 2014 se celebró una ceremonia en el campus de la Universidad Soka, en Hachioji, Tokio, al que asistieron Evgeny Martynenko, jefe de la Oficina Internacional del Protocolo, Vladmir A. Tsvyk, decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, el presidente de la Universidad Soka, Sr. Baba, quien recibió el diploma en nombre del Sr. Ikeda, así como representantes del cuerpo estudiantil y profesores.

La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, ubicada en el suroeste de Moscú, fue fundada en 1960 con el objetivo declarado de apoyar a los países en desarrollo, principalmente de Asia, África y Sudamérica, proporcionando educación superior y formación profesional. Es una de las principales instituciones de educación superior e investigación de Rusia, con estudiantes extranjeros procedentes de 150 países que conviven en el mismo campus durante el curso escolar. Más de 29 mil estudiantes de grado y postgrado están actualmente estudiando en la Universidad, de los cuales aproximadamente 15 mil proceden de más allá de las fronteras de la Federación Rusa.

En su intervención, el Dr. Martynenko elogió al Sr. Ikeda por sus múltiples esfuerzos y valores basados en el humanismo y la compasión, y declaró sentirse especialmente impresionado por los ideales del Sr. Ikeda que inspiran a las personas, -en particular a las de las generaciones actuales que están en el proceso de formar su carácter-, a creer en su propia fortaleza y en que ellos son protagonistas de su propio destino.

En el mensaje de aceptación leído para la ocasión por un representante, el Sr. Ikeda expresó su profundo aprecio por este honor y alabó la visión de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, reflejada en un magnífico mural situado en la pared del edificio principal en el que puede verse una antorcha llameante cuyas llamas alcanzan al mundo entero. Es la luz de la educación la que enciende esta llama de sabiduría en la vida de un joven y que más tarde se extiende a otro, dijo, uniendo finalmente los cinco continentes al igual que la llama de la paz ilumina el futuro de la humanidad. Refiriéndose también a la llama como una representación de la creatividad, el humanismo y la unidad, el Sr. Ikeda determinó hacer brillar una luz sobre el conjunto de la sociedad en unión con los jóvenes.

La delegación de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos se fotografía junto a estudiantes y trabajadores de la Universidad Soka.
La delegación de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos se fotografía junto a estudiantes y trabajadores de la Universidad Soka.

[Adaptado a partir de un artículo publicado en la edición de 7 de noviembre de 2014 en el Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón]