a+ a- print

febrero 25, 2015

La Universidad Eslava de Kirguistán y Rusia distingue al fundador de la Universidad de Soka

Ceremonia de concesión del doctorado honorario de la  Universidad Eslava de Kirguistán y Rusia
Ceremonia de concesión del doctorado honorario de la Universidad Eslava de Kirguistán y Rusia

La Universidad Eslava de Kirguistán y Rusia (KRSU por sus siglas en inglés), de la República de Kirguistán concedió un doctorado honorario a Daisaku Ikeda, presidente de la SGI y fundador de la Universidad Soka (US), por su contribución al desarrollo de la amistad kirguís-japonesa y su dedicación a la promoción del desarrollo de los jóvenes. La ceremonia tuvo lugar el 25 de febrero de 2015 en el campus de la US en Hachioji, Tokio. El decano de Humanidades de la KRSU, Amangeldy Abdyzhaparaovich Bekbalaev, hizo entrega del diploma al presidente de la US, Yoshihisa Baba, quien lo aceptó en representación del Sr. Ikeda, el primer japonés en recibir este honor. Hironobu Ito, ayudante del rector de la Academia de Educación Kirguís-Rusa, también estuvo presente. El rector de la KRSU, Vladimir Ivanovich Nifadiev, recibió el premio de mayor prestigio de la Universidad Soka con ocasión de este evento.

Situada en la capital de Kirguistán, Bishkek, la KRSU fue fundada en 1993, después de la disolución de la Unión Soviética, gracias al tratado de amistad, cooperación y asistencia mutua entre la República Kirguisa y la Federación Rusa. La universidad ha trabajado estrechamente con la Fundación Yeltsin y, en 2004, a través de un decreto promulgado por el presidente de Kirguistán, la KRSU añadió a su nombre el de B.N. Yeltsin, el primer presidente de la Federación Rusa. La KRSU tiene más de 11 mil estudiantes matriculados en sus ocho facultades y cuenta con alrededor de 450 postgraduados y estudiantes de doctorado.

En su discurso de concesión, el Dr. Bekbalaev expresó su satisfacción por hacer entrega de este reconocimiento al Sr. Ikeda, refiriéndose al líder de la SGI como un “guerrero de la paz” y un activista social sin precedentes, defensor de nuevos ideales humanistas. La amistad del Sr. Ikeda con el reconocido escritor kirguís Chinghiz Aitmatov también fue mencionada en relación a su diálogo publicado Oda al Gran Espíritu, que explora temas relacionados con el humanismo, el amor a la humanidad y el espíritu de justicia, un diálogo que es leído y estudiado por numerosos estudiantes y académicos de Kirguistán.

En su mensaje de aceptación, leído por un representante, el Sr. Ikeda expresó su profundo aprecio por la distinción recibida y declaró su determinación, como miembro recién incorporado a la facultad, de mantener la llama de la educación humanista transmitida por la universidad kirguisa. El Sr. Ikeda confirmó el significado de la antorcha representada en el emblema de la universidad, indicando que simboliza la llama de la sabiduría que ilumina toda oscuridad, la llama del aliento que infunde pasión llena de esperanza en los jóvenes, y la llama del coraje para desafiarse hacia una renovada creatividad. El Sr. Ikeda instó a todos los presentes a encender esta llama ardiente del humanismo hacia la creación de una sociedad global de paz y coexistencia armoniosa.

[Adaptado a partir de un artículo publicado el 26 de febrero de 2015 en el Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón]

     
  • top
  •