a+ a- print

marzo 11, 2017

Florencia otorga la ciudadanía honorífica al presidente de la SGI

Florencia otorga la ciudadanía honorífica al presidente de la SGI

El 11 de marzo de 2017, la ciudad de Florencia, en Italia, otorgó la ciudadanía honorífica al presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, en reconocimiento a sus múltiples contribuciones a la consolidación de la paz y al renacimiento de la espiritualidad humana. La ceremonia, celebrada ante una delegación, tuvo lugar en el Salone dei Cinquecento del Palazzo Vecchio, el ayuntamiento de Florencia. El Palazzo Vecchio es un monumento histórico que data del siglo XIV y que alberga una gran cantidad de obras de arte renacentista, tales como la famosa escultura de Miguel Ángel El Genio de la Victoria. Alrededor de 600 personas asistieron a la ceremonia pública, incluyendo al alcalde de Florencia, Dario Nardella, concejales municipales y representantes de la SGI de Italia.

Aproximadamente otros cuatro mil ciudadanos y miembros de la SGI de Italia siguieron la ceremonia a través de una pantalla gigante colocada en la Piazza della Signoria.

Una vez que la presidenta del Consejo municipal, Caterina Biti, hubo explicado cómo el Consejo aprobó por unanimidad la resolución de nombrar al señor Ikeda ciudadano honorario de esta ciudad, el profesor Antonio la Spina, de la Universidad LUISS Guido Carli, y la galardonada con el Premio Nobel de la Paz, Betty Williams, dedicaron unas palabras de felicitación.

En su discurso de concesión, el alcalde Nardella alabó la dedicación del Sr. Ikeda a la paz a través del diálogo, afirmando que ha sido una inspiración para que las personas se esfuercen por crear una sociedad en la que puedan realizar libremente sus sueños. En este sentido, dijo, el Sr. Ikeda no es sólo un mentor para los budistas, sino para cualquier persona.

Tras el discurso del Sr. Nardella, el certificado de ciudadanía honoraria fue firmado por el alcalde y por la presidenta del Consejo municipal, Caterina Biti, y confiado al vicepresidente de la SGI, Hiromasa Ikeda, quien lo recibió en nombre de su padre.

En un mensaje enviado con ocasión de la ceremonia, el Sr. Ikeda expresó su sincero aprecio por el honor recibido y recordó sus pasadas visitas a la “ciudad de las flores”, la cual, añadió, nunca había dejado de rejuvenecerlo e inspirar su creatividad. Como nuevo ciudadano de Florencia, señaló, es su esperanza poder cultivar en el marco de la sociedad global y junto con los jóvenes de la SGI, un jardín de flores del humanismo que florezca con una cultura de paz y convivencia, creatividad y solidaridad de la juventud. Describió a Florencia como una ciudad rebosante de energía juvenil. Destacó que en su visita, unos 36 años atrás, había sido recibido en la ciudad por una comitiva de jóvenes italianos cuya vitalidad y pasión le habían inspirado la visión de un futuro ilimitado y lleno de esperanza.

Concluyó su mensaje alabando a Florencia como una ciudad de gente infundida de sabiduría y coraje indomable, quienes, una vez unidos, tienen el potencial de alcanzar logros impresionantes. Asimismo, expresó su esperanza de ayudar a crear conjuntamente una sociedad global de paz y humanismo en la que nadie quede atrás.

En 1992, el Sr. Ikeda recibió el Florín de Oro, otro de los prestigiosos premios otorgados por Florencia a personas destacadas en los campos de la ciencia, la cultura y las artes. En el año 2007 fue galardonado con el Sello de la Paz de la República Florentina, uno de los más altos honores de la ciudad.

El Salone dei Cinquecento del Palazzo Vecchio, el ayuntamiento de Florencia

[Adaptado a partir de un artículo publicado el 13 de marzo de 2017 en el Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón]