a+ a- print

marzo 03, 2018

Las Facultades Integradas de Jacarepaguá hacen entrega de una cátedra honoraria

El 3 de marzo de 2018, las Facultades Integradas de Jacarepaguá (FIJ), Brasil, confirieron una cátedra honoraria a Daisaku Ikeda, presidente de la SGI y fundador de la Universidad Soka, en reconocimiento a sus contribuciones por la paz, la cultura y la educación. La ceremonia a distancia tuvo lugar en el Centro Cultural de la Naturaleza de la SGI de Brasil, en Itapevi, São Paulo. Junto a la directora de la FIJ, Maria da Glória Schiavo Mafra Trindade, y la subdirectora, Margarida Maria Schiavo Mafra Trindade, entre los asistentes se encontraban también el vicepresidente de la SGI, Hiromasa Ikeda, que encabezaba una delegación de la SGI de América Latina, representantes de la SGI de Brasil, el ex ministro de Justicia José Gregori, Harumi Arashiro Goya, presidenta de la Sociedad Brasileña de Cultura Japonesa y Asistencia Sociales, y el reconocido pianista y compositor brasileño, José Carlos Amaral Vieira.

La directora y la subdirectora, que son hermanas, habían conocido a través de un amigo la obra principal del educador y primer presidente de la Soka Gakkai, Tsunesaburo Makiguchi, El sistema pedagógico de la creación para valores, y se dieron cuenta de que sus teorías pedagógicas resonaban significativamente con los ideales educativos por ellas propugnados. Cuando tuvieron conocimiento de que el Sr. Ikeda había desarrollado la filosofía educativa de Makiguchi fundando el sistema de escuelas Soka y contribuyendo a crear un mundo de paz, decidieron concederle una distinción. En 2011, FIJ bautizó a su biblioteca como Biblioteca Dr. Daisaku Ikeda; en esta ocasión, la subdirectora Mafra Trindade realizó la propuesta de postular al Sr. Ikeda para la cátedra honoraria, lo que fue aprobado por unanimidad por la Junta Directiva de la FIJ.

FIJ comenzó como una escuela de enfermería que formaba a enfermeras para trabajar en países vecinos con carencias en ese ámbito, y que también ofrecía cursos por correspondencia para jóvenes y personas mayores. Actualmente, FIJ tiene ocho facultades: Negocios, Contabilidad, Turismo, Enfermería, Educación física, Sistemas de información, Gestión y tecnología ambiental, y Tecnología en análisis y desarrollo de sistema.

En su intervención, la subdirectora Mafra Trindade se refirió a las muchas conexiones del Sr. Ikeda con Brasil, comenzando por las publicaciones de sus diálogos con el activista brasileño de derechos humanos y escritor Austregésilo de Athayde, y el astrónomo brasileño Ronaldo Rogério de Freitas Mourão, refiriéndose también a su nombramiento como miembro no residente de la prestigiosa Academia Brasileña de Letras. Coincidió asimismo con la afirmación del Sr. Ikeda acerca de que “es vital que se establezcan nuevos principios morales y educacionales para el siglo XXI, -principios para la ciudadanía global con una aplicación universal que trascienda fronteras nacionales y étnicas-, firmemente arraigados en la filosofía del respeto por la vida”.

En su mensaje, el Sr. Ikeda transmitió su agradecimiento por la distinción, que dedicó a los miembros de la SGI de Brasil y, en particular, a las mujeres que han superado innumerables adversidades para abrir la puerta a la felicidad a través de la filosofía de la revolución humana. Citando el lema de FIJ, “Crear valor y expandir habilidades”, el Sr. Ikeda dijo que esperaba poder explorar juntos la manera de crear aun mayor valor para uno mismo y para los demás, en consonancia con la tradición y la historia de FIJ. Repasó la historia de la universidad desde sus comienzos como una pequeña escuela fundada por Stella Matutina Schiavo y Jesús Mafra Trindade, padres de la directora y la subdirectora de FIJ, quienes atendían en un primer momento a hijos de familias monoparentales que eran considerados marginados sociales y cuyos logros eran infravalorados, proporcionándoles una rica y amplia educación. Superando las adversidades durante el ascenso del régimen militar, sus fundadores fueron expandiendo y desarrollando la escuela hasta convertirla en la actual institución de educación superior.

El Sr. Ikeda señaló que estaba impresionado por todo el amor y la compasión que los fundadores habían demostrado hacia sus alumnos y por su convicción en sus capacidades ilimitadas, independientemente de su origen social. Afirmó que, al dar rienda suelta a su propia diversidad, las personas pueden transformar drásticamente sus propias vidas, transformar la sociedad en general e incluso la época, y que, la clave para capacitarlas a hacerlo, reside en el coraje de seguir creyendo en el potencial innato de los demás. Expresó su esperanza de contribuir a la institución como un nuevo miembro de FIJ y así descubrir juntos una nueva fuerza creativa para construir una comunidad global floreciente y armoniosa.

 Facultades Integradas de Jacarepaguá
Toma de fotografías conmemorativas en la ceremonia de concesión de la cátedra honorífica por parte de las Facultades Integradas de Jacarepaguá. El vicepresidente de la SGI, Hiromasa Ikeda (6º por la izquierda, sosteniendo el certificado), asiste en representación de su padre y está flanqueado a la izquierda por la directora María da Glória Schiavo Mafra Trindade y a la derecha, por la subdirectora Margarida Maria Schiavo Mafra Trindade.

[Adaptado a partir de un artículo publicado el 7 de marzo de 2018 en el Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón]