a+ a- print

El budismo y el Sutra del loto

"En general, muchos creen que el budismo es una religión estática, como parecería indicar la difundida imagen de un buda meditando en posición sentada. Pero el verdadero Shakyamuni fue muy distinto. La auténtica imagen de Shakyamuni es la de un buda dinámico, que caminaba, que estaba en acción. Buda es otra forma de designar a la persona de lucha incesante. Un buda continuamente está actuando para consolidar la felicidad de la gente, para liberar al pueblo de toda clase de autoridad y para que los seres humanos se emancipen". 1--Daisaku Ikeda

El budismo

Flor de loto
El Sutra del loto fue titulado en alusión a la flor de loto.

El budismo es una religión de dos mil quinientos años de antigüedad, que alcanzó amplia difusión fuera de Asia en el siglo pasado.

Las diversas escuelas y tradiciones budistas del mundo tienen su origen en las enseñanzas de Shakyamuni (alrededor de 500 a. C.), quien es considerado por tal el fundador del budismo. A lo largo de los siglos, surgieron una gran variedad de escuelas budistas que reflejaron las circunstancias sociales, culturales e históricas de cada escenario en las que se desarrollaron. Todas estas escuelas tienen como base una vertiente filosófica: cómo liberar al ser humano del sufrimiento.

El origen del budismo se remonta al cuestionamiento que se hizo Shakyamuni sobre el sufrimiento humano. Según la historia, Shakyamuni emprendió una búsqueda espiritual para librar a las personas de los ineludibles pesares de la existencia. Esto lo condujo a la iluminación o "despertar", que ocurrió mientras estaba sentado meditando bajo una higuera. Él percibió cómo los fenómenos cambiaban incesantemente dentro de una compleja red de interconexión. Vio que detrás de ese cambio continuo, existía una ley o principio eterno que guiaba la totalidad del proceso, un principio inherente a toda vida y todo fenómeno, y por ende, a la existencia del ser humano. De esta manera, Shakyamuni enseñó que cuando una persona despertaba a dicha ley y comprendía la verdadera naturaleza de la vida y el valor supremo de la vida, podía erradicar el sufrimiento y disfrutar de una existencia plena, manifestando creatividad, amor compasivo y sabiduría.

Peregrinaje del rey Ashoka a Buddhagaya
Peregrinaje del rey Ashoka a Buddhagaya, en donde Shakyamuni logró la iluminación.

Debido a que la Ley está estrechamente unida a la vida, el budismo afirma que el supremo valor yace en la vida humana misma. Por ende, el sacrificio de vidas o la denigración del ser humano no son justificables. El budismo señala que la misericordia o el amor compasivo son requisitos indispensables para el logro de la iluminación. En el budismo de Nichiren, que practican los miembros de la SGI, la valentía es otro factor requisito indispensable que complementa el amor compasivo. La acción valerosa de desafiarse para transformar la realidad propia o colectiva es esencial para romper con las falsas ilusiones.

Basado en estos principios budistas, Daisaku Ikeda, que expone el concepto de la revolución humana, insta a la humanidad a superar el sufrimiento reconociendo la diversidad social y cultural de los pueblos, como una fuente de creatividad que permitirá construir una sociedad humana más dichosa.

El Sutra del loto

Las enseñanzas de Shayamuni han sido preservadas a través de escritos denominados sutras. Uno de los escritos más influyentes es el Sutra del loto, que es la base del budismo de Nichiren y del pensamiento de Daisaku Ikeda.

"La sabiduría del Sutra del loto" de Daisaku Ikeda

Los conceptos principales que se exponen en el Sutra de loto son la interdependencia de todas las entidades y los fenómenos, la eternidad y la dignidad de la vida, y el principio de la igualdad fundamental de los seres humanos. El principio de la igualdad en el budismo, fue un hecho destacable en su época, especialmente, por el hecho de que enfatizó que las mujeres y personas viles también podían lograr la iluminación. Este principio de igualdad parte del reconocimiento del potencial que tienen todas las personas de manifestar la iluminación o la condición de vida de la Budeidad, caracterizada por el dinamismo, la sabiduría, la misericordia y la valentía. El Sutra del loto expone que toda persona puede cambiar su existencia mediante la comprensión cabal de su infinito potencial inherente y de la dignidad de la vida.

Daisaku Ikeda es autor de un libro titulado La sabiduría del Sutra del loto, cuyo contenido analiza los aspectos en que las enseñanzas budistas podrían aportar a la humanidad según la perspectiva de Nichiren. En su trayectoria, Daisaku Ikeda se ha dedicado a esclarecer los principios del budismo y su aplicación en la sociedad contemporánea, y a promover el diálogo, los valores humanos universales, el entendimiento mutuo, la cooperación y la paz, en su afán de cimentar una nueva civilización humana.