header
a+ a- print

Encuentro con su mentor

Al término de la Segunda Guerra Mundial, en pleno caos y confusión, Daisaku Ikeda, en su búsqueda de respuestas, leía ávidamente los escasos libros de literatura y de filosofía a los que podía acceder. En esas circunstancias, conoció a Josei Toda (1900-1958), la persona que llegaría a ejercer la influencia más importante en su vida. Toda, educador y cofundador de la asociación budista laica Soka Gakkai, se había opuesto a la política gubernamental del Japón en los tiempos de guerra y por ello había sufrido persecuciones y dos años en prisión.

Ikeda (left) and his mentor, Josei Toda, greeting Soka Gakkai members in March 1958

Ikeda (izquierda) y su maestro Josei Toda saludan a miembros de la Soka Gakkai, en marzo 1958.

En 1947, Ikeda asistió a una pequeña reunión de miembros de la Soka Gakkai, en la que tuvo la oportunidad de escuchar hablar a Toda. Aunque en general las ideologías religiosas no le inspiraban confianza, Ikeda asevera: “Las palabras de una persona que había sufrido el encarcelamiento debido a sus convicciones tenían un peso fuera de lo común. Intuitivamente, sentí que podía confiar en él". 1 (Leer el texto completo)

La postura de Toda de enfrentar al gobierno militarista produjo una profunda impresión en Ikeda. Toda, que había sufrido el abuso de las autoridades y la muerte de su propio maestro, sentía la ardiente necesidad de lograr una transformación en la sociedad japonesa. "Decidí", recuerda Ikeda, "seguirlo y aprender de él". 2

La Soka Gakkai

En aquellos momentos, Josei Toda estaba en pleno proceso de reconstruir la asociación budista laica Soka Gakkai, que había fundado junto con su mentor y colega docente Tsunesaburo Makiguchi (1871-1944) en 1930; dicha agrupación había sido desbaratada por el gobierno militarista durante la Segunda Guerra Mundial [Historia de la Soka Gakkai]. Josei Toda estaba convencido de que la filosofía del budismo de Nichiren –que sustenta que cada ser humano posee un gran potencial— sería la clave para lograr una significativa transformación social dentro del Japón.

Durante los años que siguieron a su liberación de la cárcel, en 1945, hasta su muerte, en 1958, Toda se consagró al esfuerzo monumental de desarrollar un movimiento de individuos fortalecidos por dicha filosofía. Ikeda, completamente dedicado a respaldar la visión de Toda, naturalmente jugó un papel destacado en el desarrollo de la Soka Gakkai.

La asociación de Ikeda y de Toda duró solo diez años. No obstante, la guía de Toda como maestro se ha convertido en la experiencia más determinante en la vida de Ikeda y, tal como él la define, en la inspiración de todo lo que ha realizado y de todo lo que ha llegado a ser como individuo. Ikeda habla y escribe continuamente sobre su maestro, y casi todos sus discursos y escritos mencionan las ideas y la influencia de Toda. La relación con el mentor es un tema que Ikeda explora y analiza de continuo, y, en sus intercambios con personalidades destacadas, siempre se interesa por saber acerca de los maestros que han influenciado a sus interlocutores; del mismo modo, en sus escritos y disertaciones sobre figuras históricas, con frecuencia examina la relación entre el mentor y el discípulo. ---A.G.