a+ a- print

septiembre 30, 2014

La Universidad del Este de la República de Filipinas confiere un doctorado honorario

El pasado 30 de septiembre, la Universidad del Este de la República de Filipinas (UE) otorgó un doctorado honorario en humanidades al presidente de la SGI Daisaku Ikeda, durante una ceremonia celebrada en su campus de Manila. El reconocimiento fue otorgado a Ikeda por su trabajo y dedicación a la apertura del camino de la armonía global y de la paz. Acudieron al acto la Dra. Minella C. Alarcon, integrante de la Comisión de Educación Superior de Filipinas, junto a cuatrocientos estudiantes y representantes de la universidad entre los que se encontraban el vice presidente de la Junta Directiva, Jaime J. Bautista; la presidenta Ester Albano-García; la rectora del campus de Manila, Linda P. Santiago y el rector del campus de Caloocan, Zosimo M. Battad. El vicepresidente de la SGI, Hiromasa Ikeda, representó a su padre en el acto académico.

La institución, fundada en 1946 como centro privado de enseñanza superior de censores jurados de cuentas, obtuvo la categoría de universidad en 1951, año en el que pasa a denominarse oficialmente Universidad del Este. Es de destacar que las evaluaciones de los exámenes de licenciatura realizados en enero de 2011 en las facultades de Medicina, Enfermería y Fisioterapia de esta universidad, dieron como resultado un porcentaje de aprobados del 96%, 98% y 100% respectivamente, siendo estos niveles de los más altos del país. La universidad cuenta con un campus central en Manila y otras sedes en la ciudad de Caloocan y en la Ciudad Quezón.

En su discurso, la presidenta Albano-García alabó la labor en bien de la paz realizada por Ikeda y afirmó:

"Con su audaz pero humilde liderazgo y su persistente y a la vez profundo esfuerzo en bien de la armonía interior y global, la firme convicción del Dr. Ikeda en la paz y en que ésta se puede percibir y palpar es inigualable. A través de sus palabras y acción, Ikeda sugiere que conceptos intangibles como la amistad, la esperanza, el amor, y, sí, también la paz, no sólo existen a nuestro alrededor a pesar de la continua prevalencia de la desesperación, el odio y la guerra...Más que simples conceptos abstractos que reflejan aspiraciones humanas, la amistad, la esperanza, el amor y la paz pueden ser, según Ikeda, aspectos tangibles como lo son la piel y la ropa que llevamos, los pies y el suelo que pisamos, y los ojos y todo lo que vemos. En otras palabras, Ikeda ha dedicado toda su vibrante vida a navegar por la complejidad de un concepto muy simple: que la paz, pese a cualquier indicio contrario, está al alcance del ser humano".

En el mensaje que envió Daisaku Ikeda expresó su júbilo y honor al formar parte de una universidad filipina que lidera los esfuerzos en la educación de ciudadanos globales y cuya aspiración consiste en concretar la gran visión de José Rizal, el héroe de la independencia filipina. La universidad realiza esta labor de acuerdo a su visión institucional en la que declara ser "una institución de educación superior comprometida con el forjamiento de líderes honestos y competentes en diversas disciplinas, imbuidos de un firme sentido de servicio para con sus conciudadanos y su país".

La Dra. Alarcon de la Comisión de Educación Superior de Filipinas (quinta por la izquierda) hace entrega del reconocimiento al vice presidente de la SGI, Hiromasa Ikeda (centro), quien lo recibe en representación de su padre.
La Dra. Alarcon de la Comisión de Educación Superior de Filipinas (quinta por la izquierda) hace entrega del reconocimiento al vice presidente de la SGI, Hiromasa Ikeda (centro), quien lo recibe en representación de su padre.

[Fuente informativa y fotográfica: Seikyo Shimbun, edición del 2 de octubre de 2014]