a+ a- print

junio 17, 2015

La Universidad Castelo Branco de Brasil confiere un doctorado honorario

La Universidad Castelo Branco (Universidade Castelo Branco –UCB-), de Río de Janeiro, Brasil, confirió un doctorado honorario a Daisaku Ikeda por sus permanentes contribuciones a la paz mundial y a la cooperación internacional. El rector de la UCB, Mauricio Ferreira Magalhães, hizo entrega del certificado al vicepresidente de la SGI, Hiromasa Ikeda, en un acto celebrado por poderes el 17 de junio de 2015, en el Centro Cultural Ikeda de la SGI de Brasil en São Paulo.

Fundada en 1971, el mismo año que la Universidad Soka, la UCB es una institución privada de educación superior acreditada oficialmente por el Ministerio de Educación, con su campus principal situado en Realengo, en el oeste de Río de Janeiro. Debe su nombre a Humberto de Alencar Castelo Branco, quien se desempeñó como presidente de Brasil en la década de los 60. Los estudiantes matriculados, incluyendo la escuela de posgrado, rondan los 10.000, además de contar con 3.000 miembros del profesorado cuyo objetivo es forjar profesionales que contribuyan al desarrollo de sus comunidades en diversos campos tan cruciales en esta era moderna como los negocios, la gestión ambiental, la biología y la educación, entre muchos otros.

En su intervención, el rector Magalhães citó la frase favorita del ex rector de la UCB, Vera Costa de Gissoni, -"la educación puede transformar la sociedad"-, para apoyar las razones de la concesión de este honor. Aunque la consecución de una sociedad sostenible es un tema de intensa discusión en los tiempos actuales, señaló el rector Magalhães, el señor Ikeda comenzó a dar a conocer la urgencia de la promulgación de los ideales del desarrollo sostenible hace más de treinta años, tal y como quedó reflejado en el diálogo que mantuvo con el fundador del Club de Roma, Aurelio Peccei. El presidente Ikeda ha inspirado y educado a las personas a través de sus acciones y escritos, y ha puesto en práctica las enseñanzas que él mismo recibió de su mentor a través de liderar un movimiento de base de personas comunes durante el último medio siglo. Sus escritos tratan directamente con los problemas que afectan a la humanidad, tales como el desarme, la protección del medioambiente, la educación y los derechos humanos. El rector Magalhães afirmó que, como tal, el presidente Ikeda es incomparable y es merecedor de este honor.

En su mensaje de aceptación, el presidente Ikeda elogió al ex rector Gissoni, fundador de la UCB, por haber establecido una universidad basada en la misión de contribuir al desarrollo de una sociedad igualitaria. Citando el sistema pedagógico de la Creación de Valor, escrito por el padre de la educación Soka, Tsunesaburo Makiguchi, en el que se refiere a las madres como las verdaderas educadoras y genuinas constructoras de una futura sociedad ideal, el presidente Ikeda comparó a la juventud con verdes retoños que crecen hasta lejanas alturas gracias a la calidez y el cuidado que reciben de la madre tierra. El señor Ikeda afirmó además que la UCB ha demostrado ser una fortaleza en la que se forja a las personas que se comprometen a concretar la paz y la felicidad para toda la humanidad, y que por ello se mostraba profundamente agradecido a la Universidad por haberlo aceptado como un miembro de la misma.

ALT-CAPTION
El rector Magalhães (5°por la izquierda) hace entrega del certificado al vicepresidente de la SGI, Hiromasa Ikeda (5°por la derecha)

[Adaptado a partir de un artículo publicado el 22 de junio de 2015 en el Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón]