a+ a- print

marzo 25, 2007

La ciudad de Florencia, en Italia, honra al Presidente de la SGI con el Sello de la Paz

El alcalde de Florencia, señor Domenici (derecha), entrega la distinción a Hiromasa Ikeda

El alcalde de Florencia, señor Domenici (derecha), entrega la distinción a Hiromasa Ikeda

El 25 de marzo de 2007, la ciudad de Florencia, situada en Toscana, Italia, confirió al presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, el Sello de la Paz de la República Florentina, uno de los máximos honores que otorga la ciudad, en reconocimiento a sus múltiples contribuciones a la paz del mundo a través de la educación y la cultura. La ceremonia se llevó a cabo en el Salone dei Cinquecento (Salón de los Quinientos), del Palazzo Vecchio (Palacio Viejo), centro municipal de Florencia y sitio histórico que data del siglo XIV, y que alberga riquezas del arte renacentista, como la renombrada escultura de Miguel Ángel, el “Genio de la Victoria”. El alcalde Leonardo Domenici entregó la distinción al vicedirector general de la Soka Gakkai, Hiromasa Ikeda, quien la aceptó en nombre de su padre.

El Sello de la Paz, que lleva grabadas las palabras “Defensor de la Paz y la Libertad” en latín, fue instituido en el año 1400 para honrar a aquellas personas que han dedicado su vida a proteger la paz, la libertad y los derechos humanos. En concordancia con esta tradición, la ciudad de Florencia ha venido confiriendo el Sello a aquellas personas que han contribuido con la protección de la paz y la seguridad humana. Entre las personas galardonadas, se encuentran: el ex secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, el ex presidente soviético Mikhail Gorbachev y el papa Juan Pablo II.

En presencia de unos 2.700 invitados, la ceremonia comenzó con una fanfarria de trompetas a cargo de músicos vestidos con trajes del período del Gran Ducado de Toscana. En su discurso, el alcalde Domenici afirmó que la ciudad de Florencia comparte con el presidente Ikeda su afinidad por los valores humanísticos y lo elogió por sus permanentes actividades en bien de la paz y la felicidad de las personas. Dijo que el Sello de la Paz representa el pacto de trabajar juntos para un futuro mejor.

Luego, se relató una experiencia sobre el tema de manifestar el ideal de bodhisattva que expone el budismo de Nichiren, a cargo de Sabina Guzzanti, miembro de la SGI de Italia y renombrada actriz, escritora satírica y directora de cine.

En un mensaje leído por el vicedirector general Ikeda, el líder de la SGI manifestaba su profundo agradecimiento por el incomparable honor de recibir el Sello de la Paz de la República Florencia, la cuna del Renacimiento italiano. Al hablar sobre el infinito potencial inherente que posee la vida humana, enfatizó la importancia de cultivar la bondad humana y de iniciar cambios positivos que beneficien a la sociedad. El presidente Ikeda contó que el alcalde Domenici es vicepresidente de Alcaldes por la Paz, una organización no gubernamental afiliada a la ONU y dedicada a la abolición de las armas nucleares, y declaró que, junto a los miembros de la SGI de todo el mundo, tenía el deseo de unirse al alcalde y a los ciudadanos de Florencia en la creación del renacimiento del humanismo en el siglo XXI.

El 30 de junio de 1992, se le confirió al presidente Ikeda la Moneda Fiorino d'Oro, otro prestigioso premio que la ciudad de Florencia otorga a las personas sobresalientes en los ámbitos de la ciencia, la cultura y el arte.

[Adaptado de un artículo publicado el 30 de marzo de 2007 en el periódico Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón].