a+ a- print

enero 26, 2010

Propuesta de Paz 2010: "Por una nueva era de creación de valores"

La propuesta de paz "Por una nueva era de creación de valores" fue publicada por Daisaku Ikeda, presidente de la SGI, el 26 de enero de 2010, en el cual exhorta a la comunidad internacional a impulsar con mayor energía y rapidez el movimiento por la concreción de la abolición de las armas nucleares, así como también, urge a realizar acciones concretas para crear nuevas oportunidades laborales significativas en medio de la crisis económica, y a efectuar mayores inversiones en la educación juvenil femenina como meta primordial del desarrollo.

Daisaku Ikeda propone adoptar tres medidas prioritarias en vista de la excepcional oportunidad que representa la celebración de la conferencia de revisión del Tratado sobre No Proliferación de las Armas Nucleares que se realizará en mayo de 2010. Dichas medidas son:

    1) Establecer zonas en las que se prohíba el uso de armas nucleares, especialmente en el nordeste de Asia, el sur de Asia y el Medio Oriente, como paso esencial para consolidar la erradicación nuclear.
    2) Revisar los estatutos de la Corte Penal Internacional para clasificar el uso de las armas nucleares como crimen de guerra.
    3) Crear un sistema multilateral mediante el cual la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas puedan trabajar juntos para eliminar completamente las armas nucleares, tal como lo estipula el Artículo 26 de la Carta de las Naciones Unidas, que brinda al Consejo de Seguridad la competencia de elaborar planes para el establecimiento de un sistema de regulación de armamentos.

Con esta finalidad, el presidente Ikeda urge a intensificar los esfuerzos en los próximos cinco años y concluir el lustro en 2015 con la celebración de una cumbre sobre abolición nuclear en Hiroshima y Nagasaki, que simbolice el fin de la era de las armas nucleares durante la existencia de los sobrevivientes de las bombas atómicas de ambas localidades.

Para fortalecer y ampliar la restricción del uso de las armas nucleares, el líder de la SGI insta a que se aplique la misma estrategia utilizada en la prohibición de la utilización de las armas químicas y biológicas, cuyas proscripciones fueron iniciadas con la firma de tratados que condenaban su producción y almacenamiento.

En cuanto al tema de la seguridad humana, el señor Ikeda afirma que la promoción y el establecimiento de "amplios círculos de seguridad física y psicológica" ejercería una influencia positiva en los países que actualmente albergan intenciones nucleares inciertas o que se mantienen ajenos a los actuales sistemas de no proliferación.

Asimismo, Daisaku Ikeda señala que el nihilismo es un factor subyacente de las dificultades presentes en el mundo. Destaca que tanto las armas nucleares como la crisis económica existente son producto de la competencia tecnológica impulsada por la más profunda y primitiva forma de deseo humano. Sin embargo, subraya que tradicionalmente, las religiones han brindado marcos que permiten moderar tales deseos y han desempeñado la tarea de generar valores positivos que contribuyen a contrarrestar tales tendencias.

En vista de la creciente desigualdad en el sistema económico global, el presidente de la SGI insta a aplicar un nuevo enfoque en la generación de oportunidades laborales, clasificadas por la Organización Internacional del Trabajo como "trabajos decentes", los cuales consisten en ocupaciones que permiten a las personas atender sus necesidades básicas con dignidad. Asimismo, propone la creación de un grupo de especialistas en el G20 (grupo de los veinte países industrializados y emergentes) que se dediquen exclusivamente a la concreción de dicho objetivo.

El presidente Ikeda señala que en 2010 se celebra el décimo aniversario de la adopción de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la cual subraya la importancia del rol de la mujer como agente activo en la construcción de la paz. Por ello, urge a dar un nuevo impulso a los esfuerzos para implementar la igualdad de género en la esfera de la educación e insta a dar un enfoque central a la perspectiva femenina y los temas acuciantes para la mujer dentro de las iniciativas de desarrollo humano. Asimismo, el líder de la SGI exhorta a las instituciones educativas del mundo a convertirse en ejes del fomento de una vibrante cultura de paz entre los jóvenes.

Esta es la 28ª propuesta de paz anual que Daisaku Ikeda publica en conmemoración de la fundación de la SGI (26 de enero de 1975).

[Fuente: Oficina de Información Pública de la Soka Gakkai Internacional.]