a+ a- print

noviembre 06, 2010

Evento: Simposio sobre democracia

Participantes
Participantes

El 6 de noviembre de 2010, el Centro Ikeda para la Paz, el Saber y el Diálogo, cuya sede se encuentra en Cambridge, Massachussets, realizó la séptima edición del Simposio por el Diálogo Intercultural que se denominó "El desarrollo del espíritu democrático: Un grandioso experimento".

Participaron como disertantes el historiador Vincent Harding, quien es profesor emérito de la Escuela de Teología Iliff de la Universidad de Denver; Sarah Wider, ex presidenta de la Sociedad Ralph Waldo Emerson y profesora de la Universidad Colgate; la poetisa L. R. Berger; el especialista en educación Fernando Reimers, quien ejerce la docencia en la Fundación Ford y la Universidad de Harvard; Anita Patterson, profesora asociada de filología inglesa de la Universidad de Boston; y, Virginia Benson, especialista en política y gestión pública, e investigadora del Centro Ikeda.

Vincent Harding
Vincent Harding

El tema del foro fue inspirado por el siguiente texto que Daisaku Ikeda escribió en mayo de 2005: "La democracia es una forma de vivir cuyo propósito es permitir que las personas logren autonomía espiritual, vivan en respeto mutuo y disfruten de felicidad. También puede verse como una expresión de sabiduría humana orientada al objetivo de la convivencia armoniosa. En tal sentido, creo que debe ser vista como un principio universal. Pero aquí debemos tener en mente la severa advertencia de Dewey. La gente tiende a creer que la democracia es 'un hecho' fijo y completo, que se transmite pasivamente de una generación a la siguiente. Pero no es así. ʻCada generación debe volver a conquistar la democracia por sí mismaʼ. El esfuerzo continuo por lograr la democracia es, según Dewey, ʻel más grandioso experimento de la humanidadʼ. El trabajo de acometer y perpetuar este experimento recae cotidianamente en la educación. Es así, porque una sociedad genuinamente democrática no puede edificarse mediante la autoridad o la fuerza externa. El camino correcto implica hacer surgir la capacidad inherente a la población, ponerla en libertad, y dirigirla en forma autónoma y espontánea hacia la construcción de una sociedad democrática. Dewey sostenía que la educación era la clave para hacer posible esta realidad".

Disertantes, de izquierda a derecha: Virginia Benson, Fernando Reimers, Sarah Wider, L. R. Berger, Anita Patterson y Vincent Harding
Disertantes, de izquierda a derecha: Virginia Benson, Fernando Reimers, Sarah Wider, L. R. Berger, Anita Patterson y Vincent Harding

[Fuente informativa: Centro Ikeda para la Paz, el Saber y el Diálogo. Crédito fotográfico: Marilyn Humphries.]