a+ a- print

agosto 23, 2016

La Universidad Nacional de Tucumán confiere un doctorado honorario

La Universidad Nacional de Tucumán (UNT), en la República Argentina, hizo entrega de un doctorado honorario al presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, por su persistente compromiso con el desarrollo de la educación, la paz y los derechos humanos. La decisión de otorgar el premio al Sr. Ikeda fue aprobada un año antes por unanimidad por el consejo de administración, compuesto por 31 miembros, entre ellos 13 decanos de facultad, 9 profesores, 6 estudiantes, 2 ex alumnos y 1 miembro del personal.

La ceremonia de concesión tuvo lugar el 23 de agosto de 2016 en el Teatro Alberdi, situado en el campus de la UNT. El presidente de la Soka Gakkai, Minoru Harada, aceptó el doctorado en nombre del Sr. Ikeda de manos de la rectora de la UNT, Alicia Bardón. El vicerrector, José García, la decana de la Facultad de Ciencias Naturales, Margarita del Valle Hidalgo, la responsable de Mujeres de la SGI, Yumiko Kasanuki, el Director General de la SGI de Argentina, Oscar Víctor Fernández y representantes de los estudiantes de la UNT, estuvieron también presentes en el acto.

Ubicada en la capital de la provincia de Tucumán, San Miguel de Tucumán, la UNT fue fundada el 25 de mayo de 1914, un siglo después de la declaración de independencia. Mientras la provincia de Tucumán prosperaba como centro de la economía y la cultura en la región norte, cada vez más ciudadanos buscaban oportunidades educativas. Eruditos como el Dr. Juan B. Terán se enfrentaron al reto y fundaron la universidad. Como primer rector de la UNT, el Dr. Terán instituyó un lema personal de su juventud como lema para la universidad: “Pedes in terra ad sidera visus” (Los pies en la tierra y la mirada en el cielo). Esto simboliza el deseo de la universidad de enseñar a los estudiantes a integrar los conocimientos adquiridos en la universidad con las necesidades de la sociedad para que puedan así contribuir al desarrollo de soluciones realistas para las cuestiones globales. La universidad tiene actualmente 13 facultades y aproximadamente 65.000 estudiantes matriculados.

En su intervención, la rectora Bardón elogió al Sr. Ikeda por su incansable dedicación, afirmando que sus acciones, impulsadas por su misión educativa, se basan en valores humanistas y en un deseo de promover la comprensión intercultural así como crear solidaridad basándose en la búsqueda de la paz y en la mejora de la humanidad.

En su mensaje de aceptación enviado para la ocasión, el Sr. Ikeda elogió a la UNT por pavimentar el futuro a través de los años como una fuerza impulsora del desarrollo de la nación como una de las universidades más prestigiosas del continente sudamericano. El Sr. Ikeda señaló que el Dr. Terán, que enseñó a sus estudiantes la importancia de dedicar la vida a los demás diciendo: “Viviendo vuestras vidas por los demás enriqueceréis vuestra propia vida”, comparte valores similares al fundador de la educación Soka, Tsunesaburo Makiguchi, quien también aspiraba a forjar ciudadanos globales que se esforzaran por generar felicidad para ellos mismos y para los demás. El Sr. Makiguchi creía que la humanidad debía esforzarse por lograr una sociedad basada en la competencia humanista y no una sociedad movida por el poder militar, político o económico. El Sr. Ikeda concluyó su mensaje expresando su profundo agradecimiento por el honor de ser recibido como miembro de la UNT, prometiendo seguir trabajando junto con la comunidad universitaria para expandir la solidaridad humana frente a las divisiones que frustran la comprensión mutua y la convivencia armoniosa.

La Universidad Nacional de Tucumán confiere un doctorado honorario
La rectora de la UNT (en primer plano, tercera por la derecha) hace entrega del título honorífico al Sr. Harada (en primer plano, tercero por la izquierda)

[Adaptado a partir de un artículo publicado el 26 de agosto de 2016 en el Seikyo Shimbun, Soka Gakkai, Japón]