a+ a- print

Universidad de Delaware, Newark, Estados Unidos
ENE 15, 2000 – Doctorado honorario

Profesor David P. Roselle
Presidente de la Universidad de Delaware

En mi país hay un dicho que dice: “No trabajes por cosas sin importancia”. Cuando uno se esfuerza por pequeñeces, […] termina apabullando su vida de cosas triviales, preocupándose por cuestiones que en realidad no tienen importancia. Así, uno jamás podrá disfrutar de momentos de mayor calidad para dedicarse a cosas más relevantes.

Es un gran honor para mí distinguir a un individuo que por seguro ha mantenido en claro sus prioridades y ha dedicado su vida a llevarlas a cabo. De hecho, el doctor Ikeda ha ayudado a muchas personas a darse cuenta de los grandes pasos que hay que dar en la vida, y en su condición de “constructor de la paz”, ha ayudado a varias naciones a percibir lo mismo.

Este grado honorario es la máxima distinción que otorga la Universidad de Delaware, y es entregada a personas cuyas contribuciones a la calidad de vida de la humanidad merece un reconocimiento excepcional. El primer grado honorario fue impuesto por nuestra universidad en 1841. Entre los más recientes doctorandos se encuentran el artista Andrew Wyeth, la magistrado del tribunal supremo, Sandra Day O’Connor, y el ex presidente de los Estados Unidos, George Herbert Walker Bush.

Hoy, nos llena de honra incorporar en esta nómina al “constructor de la paz”, Daisaku Ikeda. […]

Distinguido educador y defensor de la buena ciudadanía global, su vida ha sido una búsqueda para “eliminar las tinieblas de la mente humana” mediante la educación. […] Para usted, la educación ha es un medio para fomentar la comprensión y el diálogo y para superar las fronteras de las filosofías e ideologías. […]

Como visionario humanista, usted ha mantenido la convicción de que cada individuo posee la llave de la paz duradera y la felicidad. Convencido de que toda persona, cuando es nutrida con la educación, puede desarrollar su potencial y posee los medios para hacer una gran diferencia perdurable en nuestro mundo, usted se ha dedicado a difundir valores que permite albergar respeto por la dignidad y los derechos fundamentales de los seres humanos.

Como infatigable trabajador por un mundo mejor, usted ha promovido diálogos significativos con individuos de todo el globo, granjeándose su respeto y amistad, y para influenciar en la conciencia y en el conocimiento del mundo, usted ha publicado libros en más de veinte idiomas. […]

Daisaku Ikeda, constructor de la paz: La Universidad de Delaware desea felicitarlo y expresarle su reconocimiento por los esfuerzos que ha realizado para enriquecer nuestro entendimiento de lo que es una humanidad compartida.