a+ a- print

marzo 21, 2008

Universidad Estatal de Kirguistán "I. Arabaev" confiere doctorado honorario

El presidente Ikeda y el rector Bekboev

El presidente Ikeda y el rector Bekboev

El 21 de marzo de 2008, la Universidad Estatal de Kirguistán "I. Arabaev", situada en Asia Central, confirió un doctorado honorario a Daisaku Ikeda, fundador de la Universidad Soka y presidente de la SGI, en reconocimiento a sus contribuciones a la educación. El título honorífico fue conferido por el rector Askarbek Bekboev durante la ceremonia conjunta de graduación de la Universidad Soka y del Instituto Superior Soka para Señoritas, realizada en el paraninfo del centro educativo japonés, situado en Hachioji, Tokio. En la misma ocasión, el profesor Syrtbay Musaev, director del Instituto de Lingüística y Civilizaciones Mundiales perteneciente a la casa de estudios superiores kirguís, entregó al presidente Ikeda una medalla conmemorativa. Entre los invitados de honor se encontraban, además, Sethu Kumanan, presidente de la Universidad Femenina Soka-Ikeda de Arte y Ciencias, de Chennai, India; el doctor Lokesh Chandra, director honorario de la Academia Internacional de Cultura India; y sus distinguidos acompañantes.

La Universidad Estatal de Kirguistán "I. Arabaev" fue fundada en 1952 como un instituto superior de enseñanza normal para mujeres. Actualmente, sus nueve facultades, departamentos y centros de investigación ofrecen especialización en ochenta campos tales como idioma y cultura nacional, humanidades, lingüística, información, tecnología, historia, sociología, derecho, educación, medio ambiente, turismo, economía y administración empresarial. Asimismo, cuenta con un alumnado de dieciocho mil personas y un plantel docente de mil profesores.

En su discurso, el rector Bekboev afirmó que como continuador de los ideales propugnados por los educadores Tsunesaburo Makiguchi y Josei Toda, el señor Ikeda ofrecía una visión innovadora para la solución de problemas contemporáneos. Luego, expresó su reconocimiento a los esfuerzos que este realizaba para promover el diálogo en aras de la construcción de lazos fraternos entre las personas, como fundamento para un mundo de paz y armonía.

Por su parte, el profesor Musaev aseveró que la comunidad docente y estudiantil de su institución empezó a tener conocimiento sobre el presidente Ikeda, a través de los egresados de la Universidad Soka que cursaban programas de posgrado en la Universidad Estatal de Kirguistán "I. Arabaev", entre los que destacó al doctor Hironori Ito, decano de la Facultad de Lenguas Orientales.

El fundador de la Universidad Soka, al tomar la palabra, expresó su profundo agradecimiento por el honor recibido. Luego, se refirió al eximio filósofo Ishenaly Arabaev, cuyo nombre lleva la universidad, y subrayó los esfuerzos que este había realizado para promover la educación en la lengua nativa y formar docentes, mientras lideraba un movimiento de base popular en contra de la tiranía de las autoridades. Más tarde, compartió una historia kirguís titulada "La esperanza: suprema medicina", relato en el cual unos padres logran recobrar la salud y la esperanza gracias al amor filial. El presidente Ikeda instó a los presentes a convertirse en personas capaces de atesorar a sus progenitores e infundirles esperanza. Luego, citó el dicho kirguís que dice: "El aprendizaje es el manantial del conocimiento; la sabiduría es la luz de la vida diaria", y alentó a los egresados a mantener las siguientes consignas: "El aprendizaje es luz", "El aprendizaje es tesoro", "El aprendizaje es búsqueda de verdad" y "El aprendizaje conduce a la victoria".

[Basado en el artículo publicado el 22 de marzo de 2008 en el Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai, Japón.]