a+ a- print

octubre 06, 2012

Reconocimiento: Academia Nacional de Ciencias de Bolivia

Medalla honoríficaN
Medalla honorífica

Daisaku Ikeda fue nombrado Académico Correspondiente de la Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, la cual es la institución rectora de la actividad estatal en el campo científico y en el fomento académico e investigativo. La ceremonia de entrega de los símbolos honoríficos fue llevada a cabo in absentia del distinguido, el 6 de octubre de 2012, en la Universidad Soka, Tokio, Japón, en el marco de un festival estudiantil de la institución educativa. El acto contó con la asistencia del doctor Gonzalo Taboada López, presidente de la Academia Nacional de Ciencias de Bolivia; el ingeniero Antonio Saavedra Muñoz, expresidente de la misma entidad y rector de la Universidad de Aquino Bolivia; el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Estado Plurinacional de Bolivia en Japón, Luis Masaharu Higa Tomita, y su distinguida señora esposa, Carmen Gilka Marañón de Higa.

Antes de dar lectura a la resolución correspondiente, el expresidente Saavedra señaló: "Conocí, cuando fui rector de la Universidad Mayor de San Andrés, la más grande de Bolivia, de las actividades que realiza la organización Soka Gakkai Internacional a través de una exposición que se celebró en esta institución, mostrando todos los beneficios que buscaban a través de las acciones que venían realizando para conseguir la paz en el universo. Al haberme impactado enormemente toda esta actividad, seguí de manera permanente las acciones que realizaban a través de la información que recibo. Posteriormente en 2009, no dudé en dar mi aprobación al nombramiento de Profesor Honoris Causa de la Universidad de Aquino Bolivia, donde quedé profundamente impresionado por la personalidad del doctor Ikeda y a partir de ese momento me interesé más en la inmensa labor que realiza la organización Soka Gakkai, tanto a nivel internacional como a nivel nacional, dirigida por el doctor Daisaku Ikeda, distinguido ciudadano filósofo japonés, de profunda vocación pacifista y creencias antibelicistas, que en la actualidad se hacen necesarias en un mundo conflictivo y de permanente belicismo, incrementado por la enorme cantidad de pobreza que se genera sobre todo por estos problemas…".

El presidente Taboada procedió a realizar el nombramiento de Ikeda destacando lo siguiente: "Estimamos en alto grado su posición humanista y profundamente filantrópica y solidaria como expresión de lo que ha sido el pensamiento de que la transformación interior en la vida de cada ser humano, en lugar de una simple reforma estructural de la sociedad, es la clave para una paz duradera y la felicidad humana. (…) En la Academia Nacional de Ciencias de Bolivia estamos conscientes de sus aquilatados valores académicos y ejemplo de constancia en la conducción de sus proyectos de bien para la juventud, en búsqueda de la solución a nuestras propias necesidades, motivo por el cual a nombre de la Asamblea Plena, le damos la bienvenida como Académico Correspondiente en reconocimiento a su excelente trayectoria y aporte de su pensamiento, que nos permite compartir en este recinto un viaje a la esperanza".

En tanto, Daisaku Ikeda envió un discurso de agradecimiento en el que decía lo siguiente: "Hoy tengo el inmenso honor de ser admitido por esta ilustre casa del saber como Académico Correspondiente, cuyos símbolos honoríficos quisiera recibir junto con estos jóvenes que representan mi tesoro y mi vida misma: los alumnos de la Universidad Soka y del Instituto Superior Soka para Señoritas. (…) [S]i todas las personas en el mundo pudieran ver la realidad desde la dimensión de sus valores esenciales como es el respeto a la vida, ninguna diferencia, ningún conflicto o desacuerdo, resultarían insuperables. El ser humano puede encontrar siempre un punto de conciliación. (…) En estos momentos, reverberan en mi corazón estas palabras del gran literato oriundo de La Paz, Franz Tamayo (1879-1956): ʻHay que enseñar que no hay más que una doctrina: la máxima expansión de la vida, como individuo o como nación; hay que enseñar que no hay interés que esté por encima del de la vidaʼ". Luego, alentó a los estudiantes: "Quiero pedirles a los alumnos de la Universidad Soka que aviven el fuego del espíritu invencible que los anima, que se dediquen ahora como nunca al estudio para adquirir excelencia, de manera tal que sin falta puedan retribuir a sus padres y familiares el esfuerzo y el sacrificio que están haciendo para que estudien en esta universidad. ʻAhora tienes una tarea por delante, sumamente vital: madurar y crecer en la vida intelectual y espiritual…ʼ. Hagan de estas palabras de Renato Prada Oropeza (1937-2011), el escritor y científico boliviano de comienzos del siglo pasado, su aliento para seguir avanzando".

[Fuente informativa y fotográfica: Seikyo Shimbun, diario de la Soka Gakkai del Japón.]