a+ a- print

septiembre 16, 2014

La escuela normal Yakutsk confiere un reconocimiento al presidente de la SGI

La escuela normal S.F. Gogolev de Yakutsk (YTTC), sita en la República de Sajá en Rusia, confirió un profesorado honorario al presidente de la SGI, Daisaku Ikeda, en reconocimiento a su incansable labor en bien del establecimiento de una paz mundial duradera. El acto tuvo lugar el 16 de septiembre de 2014 en el campus de la universidad y coincidió con los festejos del centenario de la fundación de la institución. La directora, Klavdia Kopilova, otorgó el diploma y el pin conmemorativo al director general de la SGI, Yoshitaka Oba, quien los recibió en nombre de Ikeda. En la ceremonia participaron representantes y estudiantes de la escuela además de una delegación de la SGI de Japón, encabezada por su director general.

La institución, fundada en 1914 como una escuela normal, se fusionó con otra institución en 2010 y en la actualidad cuenta con seis facultades, entre las que se encuentran las de educación preescolar, educación primaria, educación musical y educación física. Cuenta además con dos campus situados en Yakutsk, la capital de la República de Sajá en el extremo oriental de Siberia. En el año 2009, antes de la fusión del 2010, la institución ya había realizado la entrega de un reconocimiento a Ikeda. Recientemente, la Federación Rusa ha seleccionado a YTTC como una de las "100 mejores escuelas de excelencia".

El nombre de la institución se ha inspirado en S.F. Gogolev (1896-1933), destacado político graduado de la escuela YTTC junto a Platón Oyunski (1893-1939), escritor, traductor y uno de los fundadores de la literatura moderna en yakuto (idioma del pueblo túrquico que habita en la República de Sajá -Yakutia-)

Por otra parte, desde que la directora Kopilova 'descubrió' a Ikeda hace más de una década, ha continuado leyendo sus obras y ha expresado su admiración por su activa labor pacifista y compartiendo su ideal basado en la confianza en el ser humano y en su valor por excelencia.

En el mensaje enviado por Daisaku Ikeda expresa su agradecimiento por la distinción conferida en ocasión del centenario de la institución, y al mismo tiempo, alabó la pedagogía de V.P. Vasilevski, primer director de la institución hace ya más de cien años, quien promovió los tres lemas de la casa de estudios: los maestros deben nutrir los corazones, los maestros deben ayudar a los estudiantes a cultivar su potencial, y los maestros deben hace todo esfuerzo posible para guiar correctamente a los estudiantes mientras persiguen de forma apasionada sus aspiraciones. Basado en estos lemas, Ikeda propuso tres guías para la universidad con el fin de cultivar una educación humanística durante los siguientes cien años: ser el sol que inspira, que ilumina y que confía en el potencial de las personas; ser un gran árbol del intelecto indomable que se mantiene imperturbable ante cualquier tormenta; y ser un majestuoso río de paz y coexistencia armoniosa que une los corazones de la humanidad.

La directora Kapilova (octava por la derecha en la segunda fila) hace entrega del reconocimiento al director general de la SGI, Oba (octavo por la izquierda en la segunda fila)
La directora Kapilova (octava por la derecha en la segunda fila) hace entrega del reconocimiento al director general de la SGI, Oba (octavo por la izquierda en la segunda fila)

[Fuente informativa y fotográfica: Seikyo Shimbun, edición del 19 de septiembre de 2014]